Esperanza de vida de los bolivianos

Mientras la mayoría de los habitantes de países ricos mueren de viejos, una de cada tres muertes en países más pobres corresponde a menores de 5 años. La esperanza de vida en el mundo aumentó 5,5 en las últimas dos décadas según la Organización Mundial de Salud. En las Américas, la esperanza de vida pasó de 73,6 en el año 2000, a 76,8 como promedio en la actualidad, aunque hay mucha diferencia en la longevidad de las mujeres y anticipada muerte de los varones.

Por primera vez, la OMS separó sus estadísticas por sexos, mostrando claramente que las mujeres tienen mejores perspectivas de vivir una vida más larga que los hombres. Las probabilidades de nacer hombre son mayores que nacer mujer. De acuerdo a las proyecciones de la OMS en 2019 se espera que nazcan 73 millones de niños y solamente 68 millones de niñas. Pero debido a una mayor fragilidad biológica y a conductas de mayor riesgo, se espera, entre los nacidos en 2016, que los niños vivan 69,8 años y las niñas 74,2.

La OMS también detalló las diferencias significativas entre países en vías de desarrollo y los ya desarrollados. La gente en países de ingresos bajos vive 18 años menos del promedio que los de rentas altas, según las estadísticas. En el Reino de Lesotho, país situado al sur de África, por ejemplo, la gente vive una media de 52 años, lejos de los 84 de Japón -primer país del mundo- y los 83 de España o Suiza.

En Bolivia también las mujeres viven más que los hombres, la esperanza de vida de una niña recién nacida es de 75,6 años, y de 69,1 años, para los hombres, de acuerdo con datos de la gestión 2017 del INE. La pirámide poblacional se manifiesta también en la esperanza de vida promedio actual que llega a 72,5 años. Para el 2020 la esperanza de vida para los hombres subirá a 70,5 años y 77,5 años para las mujeres de acuerdo a las proyecciones del INE.
De todas maneras, los bolivianos figuran entre los que menos esperanza de vida tienen, según el estudio anual de la Organización Mundial de la Salud. Chile es la nación con mayor esperanza de vida media, 80,5 años, y el segundo de todo el continente americano, sólo por detrás de Canadá (82,2 años). Asimismo, sólo otros nueve países latinoamericanos se sitúan por encima del umbral de 75 años de esperanza media de vida: Costa Rica, con 79,6; Cuba, con 79,1; Panamá, con 77,8; Uruguay, con 77; México, con 76,7; Argentina, con 76,3; Ecuador, con 76,2; Perú con 75,5 y Brasil con 75 años de media.

Por el contrario, Nicaragua, Colombia, y Honduras tienen una esperanza de vida media de 74,8 años; Venezuela, de 74,1; Paraguay, de 74; República Dominicana, de 73,9; El Salvador, de 73,5; mientras que Bolivia es el país de América Latina donde la esperanza de vida media es menor, con 72,5 años de esperanza de vida.

Las razones para esta situación son muchas, pero fundamentalmente es la mala distribución de la riqueza, el desperdicio de esfuerzos y dinero en proyectos que no contribuyen a mejorar la calidad de vida de la gente y la postergación de factores decisivos, como son la salud pública, la soberanía alimenticia, la educación, la seguridad ciudadana, la atención a los sectores de mayor riesgo como los niños, personas de la tercera edad y la gente especial, que carece de medios y oportunidades para su desenvolvimiento.

La pobreza extrema se ha reducido en Bolivia en relación a décadas pasadas, pero nuestro país todavía figura entre los más pobres de la región, pese a contar con abundantes recursos naturales e ingresos que bien administrados podrían disminuir la brecha que se mantiene con otros países.