“Excarcelación por razones humanitarias” de mamá del fallecido “Chumita”

Una boliviana que estaba presa en Argentina por intentar traficar droga para costear un tratamiento contra el cáncer para su hijo “el Chumita” y que recibió un permiso humanitario para volver a Bolivia podrá seguir en su país, en un caso que causó conmoción tras morir el niño, informó ayer el Gobierno boliviano.

El Ministerio de Justicia de Bolivia explicó en un comunicado que la Justicia argentina autorizó “la excarcelación por razones humanitarias” de Claudia S., por lo que podrá quedarse en la ciudad boliviana de Montero para cuidar de sus otras tres hijas.

La madre tiene que certificar cada treinta días su residencia en esta ciudad del oriente de Bolivia, en virtud de una resolución de un juez federal de Jujuy (Argentina) que autoriza a que permanezca con sus hijas de 12, 4 años y una de 4 meses, según el ministerio.

Este departamento destacó que “se continúan con las gestiones y tramites del sobreseimiento definitivo” del caso, a través de la Defensa Pública Oficial de Argentina en coordinación con el Ministerio de Justicia boliviano.

La muerte del niño de 13 años a mediados de este mes causó gran conmoción en Bolivia, después de que se autorizara a la madre su traslado desde Argentina para pasar con su hijo sus últimos días de vida antes de fallecer, tras batallar por un año contra el cáncer.

El chico fue apodado “Chumita” por su habilidad para el fútbol y su parecido con el centrocampista boliviano Alejandro Chumacero, que milita en el Puebla mexicano.

La madre fue detenida en octubre de 2017 en el norte de Argentina por transportar poco más de un kilo de cocaína para recibir 500 dólares que ayudarían a pagar la quimioterapia de su hijo.

La mujer estaba presa en la ciudad argentina de Salta pero consiguió un permiso temporal por razones humanitarias para reencontrarse con su hijo, que estaba en fase terminal.