Exfiscal Blanco asume funciones en Unidad de Control Biométrico

El controversial exfiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, asumió ayer nuevas funciones en la Unidad de Control Biométrico y plataforma de atención de litigantes, recepción y análisis de denuncias, y control del registro biométrico de imputados.

Blanco, otrora máxima autoridad de la Fiscalía en La Paz, apareció trabajando en una ventanilla atendiendo a la población. Afirmó que no tiene porqué sentirse mal y renunciar, puesto que la labor en el Ministerio Público se puede hacer “arriba, abajo, al centro o adentro”.

Blanco fue enviado a la Unidad de Biométrico, Control de Firmas e Informaciones, por instrucción del flamante fiscal departamental William Alave. Se le vio atendiendo a los imputados que tienen la obligación de marcar el registro como parte de sus medidas preventivas.

Añadió que sugerirá a Alave algunas ideas para mejorar el trabajo de plataforma y en el control biométrico.

Blanco entregó el jueves anterior su despacho a Alave, quien fue designado por el nuevo fiscal general del Estado, Juan Lanchipa.

Consultado cómo se siente en su nueva labor, Blanco dijo que “no hay ningún problema, precisamente porque el trabajo que se lo realiza en el Ministerio Público se puede hacer arriba, abajo, al centro o adentro”, reportó Erbol.

“El servicio a la sociedad no tiene límites. Yo no tengo por qué sentirme mal al desarrollar una función”, afirmó.

Dijo que más al contrario en su nuevo cargo se dio cuenta de los problemas que atraviesan los imputados que deben hacer su registro biométrico, como por ejemplo que la computadora se cuelga. En ese sentido, anunció que planteará sugerencias al nuevo Fiscal Departamental para mejorar el servicio.

Blanco recordó que, en el Ministerio Público, trabajó como asistente, auxiliar, fiscal de materia y fiscal departamental, siempre desempeñando funciones como corresponde.

Manifestó que su nueva designación no es un castigo. Aseveró que si lo hubiesen mandado al área rural lo habría cumplido tranquilamente, porque antes ya trabajó en provincia por dos años.

Complementó que cualquier trabajo en el Ministerio Público es amplio y complejo. Señaló que en su nuevo cargo ya tuvo que lidiar con una “enorme” fila de personas que pretenden marcar su registro biométrico.

Descarta renunciar

Blanco aseguró que no renunciará porque considera que no ha hecho nada malo.

Respecto a los procesos que se le siguen por el caso Alexander, dijo que no le han notificado, pero él no se ha escapado y presentará sus descargos. Aseguró que en su gestión de Fiscal Departamental actuó con “absoluta legalidad” y no se ha desviado ningún caso.

En el polémico caso “bebé Alexander” se “imputó sin pruebas” al médico Jhiery Fernández y se lo condenó a 20 años de prisión.

Tras el escándalo desatado a partir de la confesión en un audio de la exjueza Patricia Pacajes, respecto a la inocencia de Fernández, también se develó la intromisión de autoridades del Ministerio Público, entre ellos la de Blanco.

A Blanco también se lo acusó de “armar” otros casos y manejar sin transparencia la Fiscalía.

Consultado sobre el encarcelamiento de la exjueza Patricia Pacajes, el exfiscal se negó a responder porque en su nuevo cargo opinar de esos temas sería extralimitarse.

Blanco postuló al cargo de Fiscal General, pero en la fase de examen escrito no obtuvo la calificación necesaria para pasar a la siguiente etapa de evaluación.