Expresidente Saca busca devolver sólo una mínima parte de millonario desfalco

El expresidente de El Salvador Elías Antonio Saca (2004-2009) busca devolver solo una mínima parte de los más 300 millones de dólares que la Fiscalía lo acusa de haber desfalcado, según una petición hecha por su defensa a la corte penal que lleva el juicio.

El abogado defensor de Saca, Mario Machado, pidió a los jueces del Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador declarar la responsabilidad civil del exmandatario solo por 15,5 millones de dólares, que representan el 5,16 por ciento del monto cuestionado.

“Lo ideal en este proceso, para solicitar una condena de responsabilidad civil con fundamento y responsabilidad, es saber qué se pagó y qué quedó en manos de las personas procesadas”, aseguró el letrado a periodistas.

La petición de devolver solo esta cantidad se basa en que la Fiscalía estableció que esos 15,5 millones de dólares fueron los “retornados” a Saca mediante sus empresas.

De acuerdo con la Fiscalía, Saca transfirió más de 23 millones de dólares a agencias de publicidad y “otras sociedades de papel”, mismas que se quedaron con una “comisión por lavado” y entregaron los 15,5 millones a las empresas del expresidente.

Durante la jornada del lunes, los fiscales del caso aseguraron que desconocen el paradero de 191 millones de dólares que fueron cobrados en efectivo y que solo pudieron rastrear 7,6 millones que recibió el partido que llevó a Saca al poder y 600.000 dólares que fueron a parar a las cuentas de su esposa, Ana Ligia de Saca.

No obstante, Machado aseguró que parte del dinero fue utilizado para el pago de agentes de la inteligencia estatal, mantenimiento de helicópteros, programas sociales y gastos diplomáticos.

Esta solicitud de devolver 15,5 millones de dólares se da pese a que Machado aseguró el pasado 9 de agosto, luego de que Saca confesó los delitos de peculado y lavado de dinero, que el ex jefe de Estado y sus allegados se beneficiaron con más de 50 millones.

“Él ha hablado que (el beneficio) entre terceras personas y él puede ser arriba de los 50 millones de dólares”, señaló a la prensa el letrado.

De igual forma, Machado sostuvo que parte de un trato con la Fiscalía, en el que Saca aceptó confesar a cambio de una pena leve, establece la devolución de unos 25 millones de dólares.

La solicitud de Machado se dio durante su intervención en los alegatos finales de la defensa, que se iniciaron la tarde de este martes, y en respuesta a la Fiscalía, que solicitó que varios inmuebles y 6 sociedades, que agrupan 86 radios, pasen al Estado como responsabilidad civil.

El fiscal Héctor Martínez pidió a los jueces la “pérdida en favor del Estado” de los bienes, cuentas bancarias y las 6 sociedades, dado que estas fueron un “instrumentos del delito”.

Las empresas que pasarían a poder del Estado son el Grupo Samix, Radiodifusión de El Salvador, Radiodifusión Usuluteca, Promotora de Comunicaciones y las radios 94.1 FM y ABC FM.

Por otra parte, el representante del Ministerio Público pidió al tribunal decretar la responsabilidad civil “solidaria” para que Saca y 4 de sus excolaboradores aporten sus bienes para devolver al Estado la suma malversada.

También pidió a los juzgadores que los exsecretarios de Comunicaciones y Juventud, Julio Rank y César Funes, respondan por 8,3 millones de dólares y más de 886.000 dólares, respectivamente.

Además de la defensa de Saca se pronunciaron los abogados de Funes y del exsecretario Elmer Charlaix, que recomendaron al tribunal abstenerse de emitir una sentencia sobre la responsabilidad civil, dado que los bienes de los imputados están en proceso de extinción de dominio o en juicios civiles.

La Fiscalía también pidió que Saca y Charlaix purguen 10 años de prisión y que el ex gerente financiero de la Presidencia Francisco Rodríguez Arteaga reciba una sentencia de 6 años, los tres por los delitos de peculado y lavado de dinero.

La Fiscalía solicitó penas de 5 años contra Funes y el exsecretario de Comunicaciones Julio Rank, mientras que para el exjefe de la Tesorería del Gobierno Jorge Alberto Herrera solicitó 3 años.

La pena más alta solicitada por los fiscales fue contra el exempleado de la Presidencia Pablo Gómez, a quien pidieron condenar a 16 años de cárcel por peculado y lavado de dinero por no aceptar un trato como el resto de imputados.

Saca es el primer expresidente de la democracia salvadoreña en afrontar un juicio y confesar delitos de corrupción, dado que su predecesor en el Ejecutivo, Francisco Flores (1999-2004), falleció antes de que se instalara un proceso en su contra.