Fejuve de La Paz anuncia querella criminal contra seis funcionarios ediles

APG

El presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de La Paz, Jesús Vera, anunció que este jueves presentará, ante el Ministerio Público, “una querella criminal contra seis funcionarios ediles por el delito de tentativa de asesinato”, quienes agredieron físicamente ayer a vecinos que se movilizaron en demanda de obras en las zonas.

Explicó que los funcionarios ediles que agredieron a los vecinos y contra quienes se planteará la demanda son: Nelson Yupanqui, Gisela Villarreal, Oscar Cordero, Samuel Samo y Juan Carlos Sandoval, quienes trabajan en la Unidad de Promoción Económica de la Subalcaldía Max Paredes, además del exalcalde de esa zona, Juan Carlos Parra.

Vera manifestó que el alcalde Luis Revilla instruyó a sus funcionarios agredir a los vecinos que estaban en una protesta pacífica y lo hicieron de una manera “violenta y maliciosa”, en particular a cuatro vecinos quienes quedaron malheridos.

La protesta

En horas de la mañana de ayer, vecinos del macrodistrito Max Paredes bloquearon las principales vías de acceso a la Garita de Lima y exigieron a Revilla un plan de contingencia para afrontar la época de lluvias, entre otras obras “que son ignoradas por la autoridad edil”. Las grescas ocasionaron más de dos heridos, que fueron atendidos en el Hospital La Paz.

La Policía tuvo que intervenir en el conflicto y evacuó a los heridos que presentaron heridas en la cabeza. No se tuvo reporte de los detenidos por el suceso.

Según denuncia, al lugar del bloqueo llegó un grupo que fue identificado como funcionarios municipales que trabajan en la subalcaldía Max Paredes, ubicada a una cuadra del lugar del bloqueo, que agredieron a los vecinos para evitar que continúen con la movilización.

El dirigente de la Fejuve La Paz, indicó que la querella criminal busca que los funcionarios expliquen los motivos por los que agredieron a los vecinos.

“Nuestro bloqueo fue pacífico, dejamos pasar las ambulancias, los buses escolares. Pero quiero decirle al alcalde Revilla, si quiere un muerto llévese mi vida, pero no se meta con mis vecinos, no lo vamos a permitir car…”, sostuvo.

Adelantó que los bloqueos se radicalizarán y la próxima semana será el turno del macrodistrito Cotahuma, pero ante la agresión sufrida los vecinos irán “preparados”, pues no permitirán que los vuelvan a sorprender con ese tipo de acciones.