Fieles celebraron la canonización de Nazaria Ignacia, primera santa de Bolivia

EFE

Un centenar de fieles realizaron ayer una procesión por las calles de la ciudad andina de Oruro (oeste) para celebrar la canonización de la beata española Nazaria Ignacia, considerada la primera santa de Bolivia.

“Este día es de mucho gozo, estamos celebrando esta gran fiesta para todos nosotros, la gracia de Dios se ha manifestado elevando a Nazaria Ignacia a los altares”, dijo a Efe Jackeline Romero, representante de las Hermanas Cruzadas, congregación que fundó la beata.

El papa Francisco canonizó ayer a la beata Nazaria Ignacia junto a al arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, Pablo VI, los sacerdotes Francesco Spinelli, Vincenzo Romano, la religiosa María Katharina Kasper y el laico Nunzio Sulprizio.

La celebración se inició con una procesión por las calles de Oruro mostrando por primera vez la imagen de la santa de tamaño natural que fue bendecida.

El paso de la imagen estuvo acompañado de cánticos y rezos de los feligreses hasta llegar a la Catedral donde se realizó una misa de acción de gracias.

Nazaria Ignacia nació en Madrid en 1889, pero la mayor parte de su labor la realizó en Bolivia y es considerada una visionaria para su época, pues era una religiosa profundamente volcada por los derechos de la mujer.

Entre sus logros consiguió organizar en 1933 a las mujeres de los mercados y comercios de Oruro, donde pasó la mayor parte de su vida, para formar el que fue el primer sindicato obrero femenino de Bolivia.

También creó la llamada “Olla del pobre” que son comedores sociales que siguen ofreciendo entre 150 y 200 almuerzos a diario para los necesitados.

Los comensales de estos comedores sociales fueron los que llevaron en hombros la imagen de la santa en agradecimiento por su labor.

Los creyentes también realizaron el sábado en la noche una vigilia en la casa fundación en Oruro, lugar donde se encuentran los restos de la santa, para esperar con júbilo la transmisión de la canonización de Nazaria Ignacia.

Por su parte, el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEPB), José Fuentes, pidió en su homilía en La Paz que santa Nazaria interceda por los bolivianos para “vivir cada vez más enamorados de Cristo”.

“Ella dio su vida a Bolivia y a nuestra iglesia”, expresó Fuentes.

La religiosa desempeñó una labor misionera en Bolivia, Uruguay, España y Argentina, donde falleció el 6 de julio de 1943.

Sus restos fueron trasladados a Oruro en 1972 y desde entonces permanecen en esa ciudad boliviana, como lo pidió Nazaria Ignacia antes de morir.

La española fue beatificada en 1992 por el papa Juan Pablo II.