Fiscalía boliviana descarta atentado en una explosión que mató a diez mineros

La Fiscalía de Bolivia descartó ayer que fuera un atentado la explosión ocurrida hace dos meses en una mina en la región andina de Oruro (oeste) que dejó diez muertes y de la que inicialmente se había acusado a supuestos ladrones de mineral.

El pasado 11 de abril, una volqueta que llevaba 40 trabajadores de la empresa minera Huanuni sufrió una explosión que destrozó el motorizado y dejó el saldo de 10 fallecidos y 12 heridos.

El director nacional de Gestión Fiscal del Ministerio Público, José Ángel Ponce, presentó en Oruro los resultados de la investigación del suceso, ocurrido en abril pasado en el distrito minero de Huanuni, según un comunicado de la Fiscalía.

“Lo que se estableció es que la detonación fue accidental y por tanto se descarta que haya sido un atentado”, sostuvo Ponce.

La Fiscalía recordó que el pasado 11 de abril, en el interior de la mina Huanuni se registró una explosión en la tolva de un camión de tipo volqueta.

Ocho personas murieron instantáneamente, otras dos fallecieron días después en el hospital, y 12 resultaron heridas.

Algunos dirigentes sindicales responsabilizaron de la explosión a los llamados “jukus” o ladrones de mineral, por lo que el Gobierno envió en su momento a policías y militares para resguardar la mina.

“Mediante pericia de química forense realizada por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), se llegó a establecer la presencia de elementos químicos que forman parte del material explosivo que se utiliza para el trabajo cotidiano de los mineros”, explicó Ponce.

Las pericias también permitieron evidenciar que el foco de la explosión fue en el área de la tolva de la volqueta, señala la nota del Ministerio Público.

Se estableció que el día de la explosión, uno de los mineros que iba en la volqueta llevaba una bolsa con los explosivos, pero “por algún descuido” se detonaron “producto de un golpe que recibieron, provocando muertos y heridos”, agrega el comunicado.

Por su parte, el fiscal de materia del Ministerio Público de Oruro, Mario Mamani, informó que “la comisión de fiscales llega a la conclusión y se está emitiendo una resolución de rechazo, en el sentido de que el caso que se ha suscitado el 11 de abril de 2018, no ha sido un atentado, si no ha sido un accidente, según los antecedentes investigados”.

Mamani señaló que mediante el reconocimiento de personas con imágenes se pudo identificar al señor, Rubén Martínez Huarayo, quien estaba manejando una bolsa de explosivos que llevaba con cuidado, pero que accidentalmente explotaron cuando las colocó en el piso.

“En esta fotografía vemos al señor Rubén Martínez, subiéndose a la tolva y manejando con sumo cuidado la bolsa que él lo tenía, trata de no hacer chocar ni golpear a la tolva de la volqueta, ya en la otra foto vemos la posición que toma con la cara hacia afuera y la bolsa que estaba manejando lo pone al suelo y se provoca la explosión, se puede ver en la parte central de la volqueta”, detalló.

Según la posición de las víctimas, se determinó que los que estaban más cerca a los explosivos fueron Rubén Martínez Huarayo y Alejandro Choquecallata, agregó.

La siniestralidad en minas de Bolivia suele producirse por inhalación de gases tóxicos, en algunos casos por derrumbes y en menor medida por explosiones.