Gasto estatal ineficiente

Bolivia nuevamente aparece en el plano internacional con informes negativos. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sostiene en una investigación que la suma del dinero público desperdiciado entre de todos los países de América Latina y el Caribe, representa el 4.4% del PIB, y con esos recursos se podría eliminar la pobreza extrema en la región. Bolivia aparece en el informe como uno de los tres países donde se malgastan los fondos públicos en compras estatales y corrupción. Argentina, y El Salvador son los otros países que más gastaron en el último tiempo “ineficientemente” los recursos del Estado.

En el estudio del BID de 400 páginas se analizaron los presupuestos de los países y sus potencialidades para mejorar en caso de que los dineros se invirtiesen de mejor forma. El organismo internacional recomienda que en tiempos de estreches presupuestarias, se debe lograr más cosas con menos recursos. “De no asignar bien el gasto público, se estará hipotecando el futuro de los latinoamericanos”, asegura el BID.

EL BID identificó en su estudio tres grandes campos en los que los dineros son gastados de forma ineficiente, en mayor o menor grado, y que están presentes de forma generalizada en todos los países de América y el Caribe. Entre estos rubros figuran las compras públicas. Observa que solucionando los problemas en las licitaciones, mejorando las eficiencias en la selección de proyectos de inversión adecuados y eliminando la corrupción, se podría ahorrar el equivalente 1,5% del PIB de la región.

Otro rubro se refiere a las transferencias monetarias a los ciudadanos. Muchas veces los receptores no son los que más las necesitan, con lo que se fomenta la desigualdad y se despilfarra aproximadamente el 1,7% del PIB. También se observan los sueldos de los funcionarios que representan un porcentaje mayor a la media de la OCDE. El otro rubro considerado por el BID es la composición y distribución del gasto público. Señala que en los últimos 30 años, los gobiernos han optado por aumentar el gasto corriente -fundamentalmente, gasto social y sueldos y salarios- lo cual afecta negativamente el gasto en inversión, el cual es uno de los determinantes del crecimiento futuro de un país y, por ende, de la calidad de vida de sus ciudadanos.

El estudio del BID señala que países como Chile, Perú y Guatemala son los que mejor utilizaron sus fondos públicos, mientras que Argentina, El Salvador y Bolivia, son los que más gastaron. En declaraciones al medio BBC Mundo, Alejandro Izquierdo economista jefe del organismo, consideró que con la cantidad de dinero “malgastado” se podría “eliminar la pobreza extrema de toda la región”. La ineficiencia en el gasto público en Argentina según el BID representa el 7,2% del PBI. En segundo lugar, se ubica El Salvador, con 6,5%. Bolivia, figura con un 6,3% de gasto mal administrado.