Grover Vargas: “Hay que seguir trabajando, queremos más”

APG

“Agradecido con Dios, mi familia y los hinchas, el miércoles tuvimos una noche de infarto pero se logró un objetivo, hay que seguir trabajando, queremos más, otros títulos. Ahora seguimos disfrutando este logro que es para todos los hinchas”, declaró el presidente de Wilstermann, Grover Vargas.

Con la serenidad que le caracteriza al titular del club aviador, este jueves el directivo reiteró que el trabajo para “nosotros” no terminó ya que hay otros objetivos que cumplir, en las próximas semanas, por lo que en las siguientes horas se reunirán con Álvaro Guillermo Peña, para determinar los pasos a seguir en el torneo local y la Copa Sudamericana.

“Tuvimos una linda final, fue unas de esas jornadas sobresaltadas. Ya estamos pensando en lo que viene, tenemos compromisos que cumplir, eso es evidente, no podemos dormirnos, estamos celebrando lo conseguido pero también estamos pensando en lo que viene”, añadió el dirigente, quien no adelantó nada con referencia a contrataciones, pero evidenció que todo está sujeto a análisis.

El miércoles por la noche en la ciudad de Sucre, el plantel de Wilstermann se coronó campeón del torneo Apertura, después de vencer a The Strongest por 3 a 2 en la ronda de los penales, pues en el tiempo reglamentario el juego terminó igualado a dos goles lo que obligó a que el título se defina desde los 12 pasos.

“Fue un gran rival, el partido fue muy peleado, pero ya pasó a seguir trabajando con la misma humildad y con Dios por delante, es Dios el artífice de todo esto. Hoy es otro día hay que seguir luchando para ir por el tercer título”, añadió el directivo quien el miércoles dejó el escenario deportivo ovacionado por los hinchas que trasladaron a Sucre.

Tras el logro conseguido por los aviadores, en la ciudad de Cochabamba se extendió la celebración, pues el aficionado observó el juego en distintos lugares donde se habilitaron pantallas gigantes, el jugador Oscar Vaca fue el último en patear el penal que le dio el campeonato a los rojos, apenas ingresó la pelota y la gente estalló de júbilo, pues Wilstermann se coronaba campeón del Apertura.