Guabirá salva su actuación con un empate

APG

Guabirá transformó una derrota de 0-2 en un empate 2-2 ante Nacional Potosí y esta división de honores limpió, en cierto modo, la actuación del equipo en el estadio Gilberto Parada, de Montero, en la primera presentación correspondiente al torneo Clausura.

Los primeros 45 minutos de juego fueron controlados por Nacional Potosí, en ese período mostró un mejor funcionamiento y ese desempeño le llevó a la conquistar una diferencia de dos tantos. Pero en el complemento, Guabirá recuperó la compostura y dio alcance al rival con empuje.

Harold Reina soportó la marcación de contrario, y antes de que un segundo le cierre por completo el ángulo, realizó un disparo diagonal de derecha para vencer al arquero debutante Jairo Cuéllar, a sólo diez minutos de iniciado el encuentro.

Nacional Potosí aplicó velocidad en sus ataques, con ese ritmo pudo quebrar a la defensa y en una acción que involucró a Edson Pérez y Reina la pelota quedó servida para la definición de primera de Nelvin Soliz, con la pierna derecha, mientras los centrales trataban de evitar el remate. El 2-0 subió al marcador a los 30 minutos.

La mejor intención de Guabirá durante el primer tiempo para acortar la distancia en la cuenta sucedió a los 44 minutos cuando un remate rebotó en un defensor y la pelota parecía ingresar al pórtico por la parte superior, pero el arquero Leonardo Romero dio dos pasos cortos atrás para mantear a tiempo la pelota y con la presión de Juan Montenegro.

El descuento tuvo el sello de Marcelo Aguirre con un disparo de primera con pierda derecha, a los 50 minutos, entre los defensores de Nacional Potosí que fallaron en su intento por cerrar el espacio y Romero se quedó parado sin reacción.

Montenegro junto a Aguirre se encargaron de hacer fluir el fútbol entre los Diablos Rojos, su trabajo comenzó a trascender con el paso de los minutos y buscaron la conexión con José Alfredo Castillo, quien recién empezó a aproximarse con ocasiones de peligro.

Castillo anotó el empate a los 71 minutos con un disparo de tiro libre. El delantero engañó a los hombres que se colocaron en la barrera y al mismo Romero, porque en lugar enviar la pelota por encima del muro humano hizo pasar por debajo de ésta cuando los rivales saltaron.

El equipo rancho guitarra se protegió de los ataques para llevarse un punto a la Villa Imperial, levantar su fútbol ofensivo fue difícil, debido a que la iniciativa estaba en el lado de los azucareros y con esa imagen concluyó el encuentro.