Guabirá sufre un empate ante Real Potosí

APG

Guabirá se empalagó dos veces con el triunfo, desperdició oportunidades de anotar y al final del partido contra Real Potosí se quedó con un empate (2-2) que hace pausada su marcha en la vigésima primera fecha en el torneo Clausura. El encuentro se disputó ayer por la noche, en el estadio Gilberto Parada.

Los Diablos Rojos estuvieron arriba en el cotejo dos veces, incluso dispusieron de ocasiones para seguir ampliando la cuenta; sin embargo, faltó firmeza en la mano de los jugadores del entrenador Víctor Hugo Antelo para rubricar la victoria. Todo lo contrario mostró Real Potosí, cuya persistencia y coraje le sacaron de sus problemas para sumar un valioso punto.

Los azucareros se estrellaron contra una muralla humada en el pórtico: el arquero Eliot Cassas. El guardameta salvó su arco, de nuevo fue la figura en el lado de la visita, pero no el único, ya que Fernando Rodríguez fue el autor de un doblete y fue enérgico en cada intervención.

El cuadro de Montero consiguió el gol que buscó a lo largo de los primeros 45 minutos, recién en tiempo de adición (m.47), por intermedio de un cabezazo de José Alfredo Castillo, quien conectó a tiempo un centro que llegó desde el costado.

Del minuto 50 al 61 se anotaron tres tantos, uno a favor de los rojos y los otros dos representaron el empate de la visita, cuya virtud estuvo en mantenerse firme, sin rendirse, pese a los problemas futbolísticos que arrastraba.

El empate (1-1) fue convertido, a los 55 minutos, por Rodríguez. El delantero alcanzó a empujar un centro. Esta jugada encontró mal parado a los defensores azucareros, quienes estaban pasando su peor momento en el compromiso.

A los 58 minutos, Javier Lezcano deshizo la defensa con la asistencia de Castillo. Entre los dos hicieron posible la segunda conquista, porque Castillo se encargó de dar el pase para que su compañero pueda hacer el tanto (2-1).

Real Potosí se negó a perder y alcanzó la paridad en el marcador con una definición de Rodríguez, quien aprovechó un error del arquero Braulio Uraezaña y el atacante puso de nuevo la balanza en equilibrio. El 2-2 subió al marcador a los 61 minutos.

Sobre la marcha, Guabirá quiso ganar el encuentro, su avance era controlado por los lilas, quienes a toda costa trataron de tener al oponente y con nerviosismo, con ocho minutos de adición, consiguieron su propósito en su misión de eludir la zona del descenso indirecto de categoría.