Inverosímiles declaraciones de Romero

Gonzalo Torres M.

Increíble pero cierto, el ministro de Gobierno, Carlos Romero Bonifaz, que está en sitiales importantes del “proceso de cambio” desde hace doce años, se salió de todo esquema racional y parece haber realizado una obra de teatro al afirmar:

Telón 1. Que la muerte del universitario de la UPEA era por efecto de “una canica disparada con un cartón desde un puente de El Alto hacia abajo”, donde aseveró estaba la víctima.

A tal extremo llegó que demostró ser un fanático creyente del programa televisivo “Caso Cerrado” y en forma automática dio por cerrado el caso anunciando “aquellos que sindiquen al presidente Evo Morales, a su persona o a la policía, de ser autores del hecho, serán procesados por calumnias y otros delitos”. Qué ocurrencia, quienes lo escucharon quedaron perplejos pero no amilanados, no señor.

Telón 2. Paso un día, de su célebre “arrebato antiprocedimental, que olvidó el debido proceso y que ante la Ley todos somos iguales” y se le cayó a Romero la estantería, pues Comandantes de la Policía, manifestaron que “de acuerdo a un video proporcionado por los universitarios”, Jahathan Quispe, primero vestido con polera blanca ingresa corriendo a una casa particular, luego se lo ve volviendo a salir agitando los brazos (llamando a quién o criticando a los policías que estaban a poca distancia de la Procuraduría?), ahí el video tiene un corte de unos treinta segundos luego se ve al citado joven ingresando al domicilio particular donde luego -se supo-, cayó y murió. (Como se advierte no estaba debajo de ningún puente).

¿Qué pasó en el ínterin de los 30 segundos en que no se ve el video filmando? Ahí está la incógnita. Según versiones del Mayor de Policías Vargas, “el tiro que recibió dicho joven fue frontal”, es decir que alguien contrario a los manifestantes le hubiera disparado “a quemarropa” y herido como estaba se retiró a la casa particular donde a los pocos instantes murió.

Telón 3. La abogada de los familiares de la víctima, Dra. Paola Barriga (no la Dra. Polo), manifestó que se recurrió a peritos nacionales expertos en balística y que en su caso se logrará la participación de peritos internacionales, toda vez que el Estado ha motivado los funestos sucesos acaecidos el viernes de la semana pasada.
El mayor Vargas hace experimento disparando con un cartón una canica contra un pollo, se advierte que no le atravesó ninguna parte al pollo, le rebotó.

En las redes sociales, se demuestra que con un cartón como manipulador de lanzamiento de proyectil, contra la integridad de otro pollo, no le causa ni siquiera escozor.

Cerrando el telón: el Ministro de Gobierno se lleva la mano a su cabecita y se da cuenta que ya tiene una “canita”, parece lo avejenta por estar como servidor público doce años y claro tiene derecho a confundir canica con “canita, canita”.

Cientos de pollos van fugando para no ser víctimas de experimento.
Moraleja: es mejor retirarse a los cuarteles de invierno antes que la hojarasca del tiempo impulse tenebrosas tormentas.