La COB rechaza propuesta de 2,5 % de aumento salarial

APG

El Gobierno de Bolivia planteó ayer un incremento al salario básico del 2,5 %, en una negociación con la Central Obrera Boliviana (COB), rechazada por el ente sindical que pidió una nueva propuesta mientras se mantiene una pausa en el diálogo.

En una rueda de prensa, el ministro boliviano de Economía, Luis Arce, explicó que se hizo una «presentación de los datos macroeconómicos» a los dirigentes sindicales que tomó en cuenta criterios como el índice de precios al consumidor, el producto interior bruto (PIB) y la productividad, entre otros.

«El Gobierno nacional ha hecho una propuesta del 2,5 % del incremento sobre el haber básico y del 0 % sobre el salario básico nacional como inicio del proceso de negociación», remarcó el ministro Arce.

El planteamiento del Gobierno contrasta con la propuesta que emergió del ente matriz sindical que pidió, en un ampliado de trabajadores celebrado a inicios de este mes, un aumento de 12 % al salario básico, es decir al total que recibe un trabajador cada mes, y de un 10 % al sueldo mínimo, que es de unos 2.053 bolivianos (unos 295 dólares).

Al respecto, Arce señaló que los trabajadores durante la negociación no han podido «demostrar» los fundamentos de su posición para conseguir incremento del salario que exigen.

La reunión juntó ayer a representantes del Ejecutivo boliviano y los dirigentes de los trabajadores bajo la modalidad de mesas de diálogo que abordaron varios temas además del salarial y que entró en suspenso a causa de la oferta del Gobierno.

Arce aseguró que la cifra es una «propuesta inicial» sobre la que se debe discutir, incluso que fue mejorada ya que, según dijo, se ha elevado.

«Los compañeros han pedido un cuarto intermedio, ahora estamos en un cuarto intermedio para retornar mañana (domingo) o el lunes sobre el diálogo de la mesa de negociaciones sobre el incremento salarial», puntualizó Arce.

Afirmó que es probable que, ante el pedido de los sindicalistas, las próximas reuniones se efectúen con el presidente Evo Morales y agregó que es tradicional que cada año para el 1 de Mayo se lance un decreto para el incremento salarial.

El ministro de Economía aseguró que aún estas propuestas están siendo analizadas y que la COB deje justificar por qué pide un aumento del 10 y 12 por ciento.

A su turno, el secretario Ejecutivo de los trabajadores, Juan Carlos Huarachi, aparte de rechazar la oferta del Gobierno, criticó a las autoridades por considerar que existen «algunas coincidencias» con la patronal del país en torno al aumento del salario.

Justamente a inicio de abril, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, se manifestó a favor de un incremento no mayor al 2 %.

Huarachi pidió al Gobierno boliviano un «nuevo estudio» y manifestó que su sector aguardará para que las autoridades planteen una otra oferta.

Las negociaciones por el incremento salarial se desarrollan anualmente entre el Gobierno y los dirigentes de los trabajadores antes de cada 1 de mayo, jornada en la que el Ejecutivo suele anunciar un conjunto de medidas en favor del sector y que se aplican a los sectores público y privado.

En los últimos años esos diálogos no han incluido al sector patronal del país, por lo que varias veces los representantes de los empresarios han cuestionado los consensos entre las autoridades y trabajadores además de advertir sobre los perjuicios de esas medidas.