La conciencia ambiental

La conciencia ciudadana en la urgencia de la protección ambientales es cada vez mayor, pero falta una decisión política del gobierno central que haga posible que se consolide una política nacional que cumpla y honre el mandato de la Constitución Política, que en su título II manda que “es deber del Estado y de la población conservar, proteger y aprovechar de manera sustentable los recursos naturales y la biodiversidad, así como mantener el equilibrio del medio ambiente”. Establece, además, “la responsabilidad por ejecución de toda actividad que produzca daños medioambientales y su sanción civil, penal y administrativa…”

En esta época tan sensible por el inicio de chaqueos y la fiesta San Juan se han incentivado acciones desde gobernaciones y municipios para evitar las quemas. Merece destacarse que Tarija y Santa Cruz iniciaron una campaña contra incendios forestales, la cual es liderada por la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT) y las Gobernaciones.

La campaña fue denominada “Bolivia Sin Incendios Forestales”. La primera fase consiste en dar a conocer la normativa vigente, que rige la quema de chacos y pastizales, pero además concienciar en las comunidades rurales, empresas y población en general, sobre la importancia de la prevención, para proteger a las familias, reservas forestales y áreas protegidas, donde se encuentra una innumerable cantidad de especies de flora y fauna, las cuales deben preservarse y conservarse.

La actividad de prevención se inicia oportunamente, antes que lleguen los meses considerados como críticos (julio, agosto, septiembre y octubre). En la 2da Fase se realizará el control y fiscalización por parte de la ABT y en coordinación con el Ministerio Público, así sancionar a quienes provoquen los incendios forestales o realicen actividades fuera de norma.
Se anunció también que la comuna paceña desplegará más de mil funcionarios municipales para controlar el encendido de fogatas y quemas. Además, reforzará su acción con drones para un mejor control en varios puntos de la urbe paceña. En criterio de las autoridades ediles se ha conseguido una disminución de la contaminación atmosférica en la urbe, después de la noche del 23 de junio.

El operativo de control se efectuará con 34 brigadas que se van a desplegar en todos los macro distritos urbanos y rurales. Los vecinos que observen fogatas e incendios pueden llamar a la red 114 para abrir los casos de emergencias. Las multas ascienden a 500 Unidades de Fomento de Vivienda (UFV), unos 1.100 bolivianos.

El intendente Municipal de El Alto, Ruddy Saavedra, informó que personal de la Intendencia y la Guardia Municipal saldrá a las calles a evitar la quema de cualquier material durante la noche de San Juan. Agregó que para el desarrollo de las actividades programadas para el 23 de junio en la noche, se ha coordinado con funcionarios de la Dirección de Gestión y Control Ambiental y tienen la finalidad de evitar el encendido de fogatas y la quema de material como madera, plástico, goma y otros que causan contaminación al medioambiente.

Las autoridades municipales de Cochabamba fueron las primeras en adoptar medidas de prevención y ratificaron que se efectuará un control para evitar las quemas y fogatas. Todas estas iniciativas confirman que es evidente que existe una mayor conciencia ciudadana para proteger el medio ambiente, pero es necesario que, además se hagan cumplir las normas legales. Son pruebas la reducción de las quemas en San Juan, y las acciones de prevención y la permanente denuncia contra de acciones del gobierno sobre las áreas protegidas, donde se pretende desarrollar proyectos poco amigables con la naturaleza.