La estatua de Colón en La Paz aparece con carteles que piden su retirada

EFE

La estatua de Cristóbal Colón en el centro de La Paz ha aparecido con pintura y carteles que lo califican de genocida y piden la retirada del monumento, algo que desataba ayer opiniones encontradas de los transeúntes.

Autores desconocidos han arrojado pintura roja y negra a la estatua en el Paseo del Prado, una de las avenidas más concurridas de la ciudad paceña, además de colocar carteles en los que se lee “Colón genocida”, “No al fascismo”, “No más violencias”, “Reparación, Justicia”, “Genocidio”, “Nos mataron” y “Fue invasión”.

“Fuera Colón”, “Saquen a Colón”, reclaman otros de los carteles pegados a la parte delantera del monumento de mármol blanco sobre el que esta figura histórica aparece con un mapa junto a un timón.

La Alcaldía de La Paz anunció este jueves que el monumento será limpiado por funcionarios municipales y personal capacitado de una escuela taller, “para sacar las manchas y papeles que desconocidos colocaron en los últimos días”.

“El monumento ha sido manchado y ha sido pegado con papeles, se ha dañado, por eso se hará la limpieza con métodos y materiales específicos a fin de no dañar la piedra mármol”, explicó en un comunicado.

Al respecto, apuntó que el monumento “sufre el pintarrajeo por algunas personas por ser considerado como el colonizador y opresor de los habitantes de América”.

Un joven que observaba la estatua, Iván Díez, comentó a Efe que “no es la forma de protestar, es una falta de respeto al bien público”.

No obstante, agregó que “la Historia ha desmentido que haya sido el primero en descubrir (América), pero gracias a él se cometieron muchas atrocidades”, por lo que a su juicio la retirada del monumento “estaría bien a largo plazo”.

Otro joven que se detuvo en el lugar, Mauricio Goicovich, declaró a Efe que no se puede “negar el pasado que tenemos acá”, en un país en el que “más de la mitad de la población tiene origen español, apellidos españoles”.

“Me parece una falta de respeto a Colón”, aseveró, ya que si bien su llegada a América “trajo consigo homicidios, violaciones y todo lo que conlleva, también nos incluyó en el resto del mundo”.

Su amigo Giro Quisbert manifestó a Efe que “no podemos negar que Colón ha sido parte de nuestra historia”, por lo que expresó su desacuerdo en que se pueda retirar la estatua.

El monumento, inaugurado en 1926 y obra del escultor italiano Giuseppe Graciosa, lleva en el frente una leyenda en latín y otra en italiano en la parte trasera, ya que fue un obsequio de la colonia italiana en La Paz.

Este suceso en la capital administrativa de Bolivia se produce después de que el pasado fin de semana las autoridades locales de Los Ángeles retiraran una estatua de Colón en el centro de la ciudad estadounidense, como “un acto de justicia reparadora” para los “habitantes originales”.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, celebró el pasado martes esta retirada al considerar que el denominado descubrimiento de América fue “un genocidio”.