La mayor fiesta folclórica de La Paz se encoge para agasajar a los niños

EFE

El colorido, la elegancia y la alegría del Gran Poder, la mayor fiesta folclórica de la ciudad boliviana de La Paz, se vivieron este domingo por adelantado en una versión pequeña protagonizada por cientos de niños, que mostraron sus habilidades para danzas tradicionales como la morenada o la llamerada.

El punto de partida fue la plaza Mayor de San Francisco, donde niños de todas las edades, incluidos algunos bebés, se reunieron para luego recorrer bailando la principal avenida del centro paceño en la “Gran Entrada Infantil Folclórica del Gran Poder 2019”.

Bajo la estricta vigilancia de sus padres, que los acompañaron en todo el recorrido, los pequeños se lucieron en danzas bolivianas como la morenada, llamerada, la saya afroboliviana o el salay.

En el caso de la morenada, la danza más representativa del Gran Poder, las protagonistas fueron mini “cholitas” vestidas con elegantes polleras, blusas y mantas, además del tradicional bombín y el cabello recogido en dos trenzas como las aimaras bolivianas.

Junto a ellas bailaron hábiles pequeños “morenos”, como se llama a los personajes de los hombres en la morenada, que avanzaron con el típico paso lento y acompasado de esa danza boliviana.

La actividad fue organizada por la Asociación de Conjuntos Folclóricos del Gran Poder para agasajar a los hijos de sus afiliados con motivo del Día del Niño, que se celebró en el país el viernes pasado, explicó a Efe el vicepresidente de esa institución, Roger Paco.

Según Paco, está prohibido que los niños participen en la fiesta de los adultos, que normalmente se celebra a fines de mayo o principios de junio, por lo que desde al menos hace una década la asociación decidió celebrar “una minientrada de los niños”.

Hasta hace unos años, el pequeño desfile folclórico se hacía en la zona de la iglesia del Gran Poder, pero ahora la Alcaldía les permite realizarla en el centro paceño, al igual que la fiesta de los adultos, explicó el representante.

Este año se sumaron a la minientrada 12 de las 74 fraternidades que suelen participar en el Gran Poder.

El Gran Poder, llamado también “Fiesta mayor de los Andes”, nació a principios del siglo pasado con fiestas indígenas en barrios populosos de La Paz, pero se convirtió en un desfile folclórico y masivo alrededor de 1940.

En la fiesta participan anualmente decenas de miles de bailarines que recorren unos ocho kilómetros desde el barrio Garita de Lima, en el noroeste de la ciudad, hasta el centro de La Paz, en devoción del Señor Jesús del Gran Poder, patrono de la fiesta.

La celebración aspira a tener el mismo reconocimiento de patrimonio oral e intangible de la humanidad que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) otorgó en 2001 al Carnaval de la ciudad boliviana de Oruro.