La Patria con diferencias en ámbito político

Bolivia celebró 193 años como República, primero, y como Estado Plurinacional, desde la última década. Un país polarizado políticamente ha mostrado sus extremos, inclusive en los actos oficiales, que tuvieron como escenario a la Casa de la Moneda de Potosí, donde en forma inédita se instaló la Asamblea Legislativa para cumplir los actos oficiales de homenaje a la Patria. Las diferencias se centran fundamentalmente en el ámbito político y en las interpretaciones sobre la gestión pública.

Para el gobierno todo es un éxito y omite en sus evaluaciones algunas denuncias sobre hechos de corrupción. El aparato estatal apoya decididamente una nueva postulación de los actuales gobernantes, mientras la oposición encontró una bandera en la exigencia del respeto al ordenamiento jurídico que impide otra reelección.

Esta confrontación afloró en los actos recordatorios del Día de la Patria, mientras en su mensaje al país, el presidente Evo Morales destacaba que gracias a la unidad del pueblo boliviano “ahora hemos construido la nueva Bolivia”. En su mensaje, -que apenas duró 33 minutos, pese a que se había anunciado que duraría dos horas- hizo referencia a los logros de su gestión, especialmente en el campo económico. El mensaje fue interrumpido constantemente por los gritos de “Bolivia dijo no”, y también por voces de apoyo al mandatario.

El vicepresidente Álvaro García Linera, calificó de “alboroto” a las manifestaciones que hicieron los asambleístas de la oposición durante la sesión de honor recordando los 193 años de la independencia de Bolivia. Dijo que “usan esos alborotos simplemente para mostrar su carácter antipatriótico, antipotosinista, anticiudadano”. Convocó a los alumnos de una escuela que interpreten la marcha naval, y pidió que los opositores callen sus gritos para escuchar a los niños.

En su mensaje, el Presidente del Estado aseguró que testigos del surgimiento del nuevo país son los embajadores y los representantes de organizaciones internacionales, y destacó que en la actualidad no existe ninguna dependencia de entidades económicas como el Banco Mundial (BM) o el Fondo Monetario Internacional (FMI). No hizo referencia a las relaciones con China, Cuba, Venezuela o Irán.

Como lo hizo en otras oportunidades, Morales volvió a destacar el crecimiento sostenido del país durante su Gobierno, con un promedio de casi 5% en los últimos años. Señaló que el Producto Interno Bruto (PIB) entre 2009 al 2017 creció en 4,82 por ciento, muy por encima del promedio regional de 1,87 por ciento. “Ese dato impresiona a todo el mundo», señaló en su mensaje.

Como ya es costumbre comparó el crecimiento del país con datos del pasado, recordando que entre 1985 a 2005, el PIB de Bolivia creció en promedio 3%, mientras que entre 2006 a 2017 a un ritmo de 4,9%.

Afirmó que “en 180 años nos dejaron con 9.572 millones de dólares de PIB, en 12 años (logramos) 28.208 millones de dólares. Ahora tenemos el PIB, al 2017, 37.782 millones de dólares (…). Seguro al 2025 tendremos el PIB mínimo 50.000 millones de dólares”, añadió.

Según el Presidente, el progreso de Bolivia empezó a despuntar desde 2006 con la nacionalización de los recursos naturales como los hidrocarburos y empresas estratégicas del Estado. Hizo notar la diferencia de la inversión pública, que el año 2005 era 629 millones de dólares, para este año 2018 está programado 7.492 millones de dólares. Exhortó a la unidad y puntualizó que si hay alguna diferencia espera que sea “coyuntural” porque la patria une y solo la unidad hará posible que el país “sea un modelo” y exporte sus políticas públicas como sucede en la actualidad. El jefe de Estado aprovechó la oportunidad para felicitar a los bolivianos “con cariño, respeto y admiración”.