La Paz, ¡¡Cuna de Libertad Tumba de Tiranos¡¡

APG

Este 16 de Julio de 2018, se conmemora el primer Grito Libertario, del yugo español, del 16 de julio de 1810. La guerra de guerrillas de los protomártires de la Independencia, encabezados por Don Pedro Domingo Murillo, fue sin duda de gran trascendencia histórica para el Alto y Bajo Perú, para el Virreinato de la Plata, de América y el mundo.

La Paz recuerda los 209 años de la Revolución del 16 de julio de 1809, en la que don Pedro Domingo Murillo, junto a un grupo de patriotas amantes de la libertad, propuso al pueblo paceño, y aprobó, el primer estatuto constituyente de la independencia en el continente americano. La proclama de la Junta Tuitiva es un documento inapelable que demuestra que se trató del primer grito libertario que sembró la semilla de la libertad consolidada en una larga guerra que terminó en 1825, con la creación de la República de Bolivia.

Se trata de una proclama que establece un nuevo gobierno, con un estatuto constitucional y normas básicas dirigidas a organizar a un país. No otra cosa significa los siguientes conceptos de la proclama: “Ya es tiempo de organizar un sistema de nuevo gobierno, fundado en los intereses de nuestra patria, altamente deprimida por la bastarda política de Madrid. Ya es tiempo, en fin, de levantar el estandarte de la libertad en estas desgraciadas colonias, adquiridas sin el menor título y conservadas con la mayor injusticia y tiranía…”

“Hasta aquí hemos tolerado una especie de destierro en el seno mismo de nuestra patria; hemos visto con indiferencia, por más de tres siglos, sometida nuestra primitiva libertad, al despotismo y tiranía de un usurpador injusto, que degradándonos de la especie humana, nos ha reputado por salvajes y mirado como esclavos…”. Estas son las primeras expresiones selladas en la proclama.

El día 24 de julio de 1809 se crea la Junta Tuitiva de los Derechos del Pueblo, con Gobierno propio de mestizos, indígenas, criollos, y españoles patriotas. Don Pedro Domingo Murillo fue elegido su Presidente, fue el primer Presidente de la América Hispana, y fue elegido por el pueblo a través de la Junta Tuitiva.

La Junta Tuitiva organiza cinco departamentos a manera de ministerios: siendo estos: de Gobierno, de Guerra, de Gracia y Justicia, de Culto y de Hacienda. El día 27 de julio de 1809 se emite la Proclama de la Junta Tuitiva, la primera de la América Hispana, que constituye la Declaración de la Independencia y que acaba con la dependencia española.

El gobierno independiente sobrevivió hasta octubre, cuando las tropas españolas al mando de José Manuel de Goyeneche vinieron de Puno con el fin de sofocar la revolución, con un ejército de 5.000 hombres. Murillo, con 1.000 patriotas, tuvo valor de presentarle batalla en Chacaltaya (25 de octubre de 1809). Vencido, se retiró al valle de Zongo, donde finalmente fue hecho prisionero. Murillo intentó escapar, pero fue nuevamente capturado y llevado a la horca junto a otros patriotas el 29 de enero de 1810. Antes de su ejecución pronunció la célebre sentencia que después de 209 años todavía repercute en el continente: “Compatriotas, yo muero, pero la tea que dejo encendida nadie la podrá apagar, ¡viva la libertad!”.

Ese es el mensaje del mártir que legó Libertad, Independencia, Soberanía, para que los bolivianos sigamos su ejemplo en toda circunstancia, en el afán de lograr progreso y desarrollo para todas las regiones y departamentos.

La tea de Murillo, por cierto, ningún autócrata podrá apagarla.