La Policía detuvo a 6 personas por incidentes en Santa Cruz

APG

La Policía detuvo a seis personas, una de ellas menor de edad, por su supuesta participación en incidentes en Santa Cruz, la mayor ciudad de Bolivia, que el Gobierno considera alentados por opositores, informó una fuente policial.

El comandante de la Policía Boliviana, general Alfonso Mendoza, declaró que una manifestación universitaria en Santa Cruz «se ha tornado violenta», con daños a instituciones como la sede en la ciudad del Tribunal Superior Electoral de Bolivia, que fue «incendiado».

Mendoza añadió que además se produjeron «saqueos, robos», de productos como teléfonos celulares y computadoras, en un local de la empresa estatal de telecomunicaciones Entel.

El mando policial detalló que de los seis aprehendidos cinco fueron presentados ante un juez especial de lucha contra el crimen, para la investigación de los hechos.

La Policía revisará cámaras de seguridad del lugar de los incidentes para identificar a otras personas que pudieran estar involucradas, concluyó.

Los incidentes a última hora de la tarde de ayer en Santa Cruz, capital económica de Bolivia con cerca de millón y medio de habitantes, ocurrieron tras una marcha universitaria en el centro de la ciudad contra la habilitación del presidente del país, Evo Morales, como candidato en las primarias para las elecciones de 2019 en Bolivia.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, en rueda de prensa en La Paz, calificó de «fascistas» a quienes protagonizaron «saqueo, destrozo, vil robo» porque «les molesta la candidatura de Evo Morales porque es indígena».

Romero añadió que estos «grupos racistas son minoritarios» y estaban «contratados» para provocar «vandalismo», por lo que los desvinculó de la marcha universitaria al considerarlos «grupos pandilleros» que actuaron como «infiltrados» en la protesta.

La autoridad subrayó que la Policía se vio «forzada» a emplear gases lacrimógenos, aunque la orden era de no responder a provocaciones, y anunció que su ministerio se personará en la investigación judicial.

A través de Twitter, Morales calificó de «delictivos» estos incidentes, de los que culpó a la oposición de derechas.

La oposición y movimientos ciudadanos reclaman que se respete un referéndum que en 2016 negó a Morales una reforma constitucional para eliminar el límite de dos mandatos consecutivos, aunque en 2017 el Tribunal Constitucional de Bolivia avaló el derecho a una reelección indefinida y el órgano electoral del país avaló su candidatura al considerar que prevalece este fallo judicial.

Las protestas se producen en medio del proceso de primarias para las elecciones generales de octubre del próximo año en Bolivia.