La serie sobre Nicky Jam es un reflejo veraz del reguetón, dice su director

Netflix

La audiencia de la serie “Nicky Jam: El ganador”, que se estrenó en Netflix en América Latina y España, difícilmente podrá imaginar el “gran desafío” que representó reflejar la “autenticidad” de la historia del reguetonero, dice en entrevista con Efe su director, Jessy Terrero.

“Creo que se van a sorprender de la veracidad con la que logramos retratar el mundo del reguetón”, reconoce el realizador estadounidense de origen dominicano sobre un público del que quiere conocer su “reacción” ante la obra.

Conocido por sus trabajos en los videos musicales de los principales artistas de la música urbana como Wisin y Yandel, Daddy Yankee, Don Omar y Maluma entre otros, Terrero dice que hacer la serie fue una experiencia “extremadamente difícil y por eso muy satisfactoria”.

“Filmamos en México, Medellín (Colombia), Puerto Rico y Nueva York”, detalló el artista sobre esta serie de 13 capítulos cuya transmisión en Estados Unidos y Puerto Rico queda a discreción de Telemundo.

Una de las claves de “Nicky Jam: El ganador” es el elenco, en el que hay un “híbrido de actores muy experimentados, otros que están comenzando y otros que son personas de la calle”.

“Fue complicado encontrar a las personas que tuvieran el físico y la actitud de la vida urbana que estábamos buscando”, argumenta.

Entre los actores de carrera están los puertorriqueños Osvaldo Friger, quien interpreta al reguetonero Alberto Stylee, y Essined Aponte, quien encarna a Aleysha, el primer amor de Nicky Jam.

El reguetonero es interpretado por personas diferentes: Avery Rodríguez encarnará a Nicky Jam cuando era niño, mientras que el artista urbano Darkiel cubre la adolescencia y el propio músico de Boston se interpreta a sí mismo en la etapa adulta.

“Otro desafío fue el crear un producto en el que el público se sintiera como parte del mundo del reguetón, con música incluida, pero que no se sintiera como un largo video musical”, indica el padre de la idea y el que la llevó a Netflix.

El director aseguró que el proyecto forma parte de su meta de “crear contenido sobre latinos para latinos”, pues ha vivido en carne propia el impacto de “ver gente que luce como tú” haciéndote ver que “sí es posible triunfar, incluso cuando todo parece perdido y sin perder tu esencia”.

En su opinión, es algo que ejemplifica la vida de este músico de ascendencia dominicana y puertorriqueña, quien, tras tener gran éxito como reguetonero en su juventud, lo perdió todo y debió empezar de cero en Colombia.

La primera etapa de la carrera de Nicky Jam, quien tuvo que vivir en la pobreza y fue descubierto siendo un niño cuando improvisaba letras de reguetón mientras trabajaba en un supermercado, incluyó el éxito veloz, gracias a su asociación con Daddy Yankee.

Pero los excesos con drogas y el alcohol provocaron una pelea entre ambos y su casa disquera. La espiral de autodestrucción terminó llevándolo a la cárcel, y cuando salió decidió mudarse a Medellín, donde comenzó su retorno como estrella de la música latina.

Es una historia de superación con la que se identificó Terrero, quien, tras trabajar por años en el mercado audiovisual anglosajón, encontrando obstáculo tras obstáculo a pesar de tener nominaciones de MTV y otros premios, decidió abrir espacios para creadores latinos con su productora Cinema Giants.

“Soy uno de los pocos directores de videos musicales que tiene su propia empresa y la abrí porque me cansé de que me ofrecieran proyectos con poco presupuesto o salarios inferiores, porque soy latino o estaba haciendo algo para el público latino”, revela.

Asegura que el mercado estadounidense no se ha dado cuenta de que los creadores latinos “se han vuelto expertos en inventarse formas de hacer las cosas con menos recursos y lograr que no pierdan el valor de producción”.

Sin embargo, está convencido de que el éxito del reguetón a nivel mundial está teniendo el mismo efecto en la industria audiovisual latina que tuvo el hip-hop en el cine afroamericano.

La primera muestra es la decisión de apostar por “El ganador” por parte de Netflix y Endemol, una de las principales empresas productoras de televisión a nivel mundial.

Con Endemol firmó un contrato para crear más contenido sobre la realidad de los latinos y ya trabaja en la serie documental “Under” sobre el mundo del reguetón, en la que participaron algunos de los principales exponentes del género, aunque no quiso adelantar sus nombres, y trabaja con el rapero 50 Cent en la película “The Pursuit”.