Las relaciones con Argentina

La diplomacia es la columna vertebral de la relación entre los Estados. Diferentes tratadistas coinciden en su importancia, no solamente para mantener buenas relaciones sino para alcanzar objetivos concretos de desarrollo, bienestar, consolidar la paz y la armonía, y lograr el aprovechamiento oportuno de cooperación, transferencia de tecnología, intercambio comercial etc. Asignar demasiada importancia a las afinidades políticas casi siempre repercute negativamente en las relaciones entre los Estados, y desgraciadamente esta idea algunas veces primó en la política exterior de la actual administración.

El gobierno actual afectó intereses con imprudentes acciones y determinaciones que sembraron malos vientos. El gobierno boliviano asumió posiciones duras contra las corrientes contrarias a su forma de entender la política en los países vecinos. La correlación de fuerzas cambió y los amigos que tenía en Chile, Brasil, Argentina y Ecuador no están más y son fuerzas antagónicas las que hoy gobiernan esos países.

Las relaciones con algunos países vecinos son de vital importancia para la economía nacional, como los casos de Brasil y Argentina, principales mercados para las exportaciones de gas natural.

Precisamente está programada una reunión de los presidentes Evo Morales y Mauricio Macri. Ambos mandatarios se reunirán este lunes en Buenos Aires para abordar temas como contratos de gas entre ambos países, acuerdos sobre energía y la hidrovía Paraguay-Paraná hacia el Atlántico que es compartida por Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay, y el Mundial de fútbol de 2030.

El pasado febrero ambos países incorporaron nuevos términos al acuerdo de venta de gas hasta 2026 que Bolivia mantiene con Argentina, tras un acuerdo en el que los gobiernos de las dos naciones vecinas destacaron ventajas para cada parte.

El Gobierno de Morales aseguró que espera ingresar anualmente unos 484 millones de dólares adicionales, mientras que Macri afirmó que prevé ahorrar 460 millones en dos años.

Respecto a la hidrovía, el mes pasado se acordó que Bolivia devolverá un predio que utiliza como zona franca en un área céntrica de la ciudad argentina de Rosario, para reubicarla con similares o mejores características en otro punto de actividad portuaria.

Bolivia aspira a unirse a la candidatura de las otras cuatro naciones para optar al Mundial de 2030, cuyos presidentes mantuvieron el mes pasado en la capital argentina una reunión de coordinación.

También el pasado febrero los Gobiernos de Bolivia y Argentina acordaron una hoja de ruta para avanzar en la reciprocidad en asistencia sanitaria, además de abordar otras cuestiones bilaterales en materias como energía y transporte.

Las relaciones con Argentina son de vital importancia para nuestro país no solamente desde la óptica económica por ser Argentina uno de los principales mercados para el gas natural, y potencial comprador de energía eléctrica, sino porque existen vínculos muy fuertes que se han afirmado desde la lucha por la independencia y antes. Inclusive la cantidad de residentes bolivianos en Argentina es la más grande, y Morales lo sabe y visitará las villas.