Ley contra la mentira debe aprobarse

Dr. DAEN: Wenceslao Jáuregui

Interesante, el presidente Juan Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera, en cada ocasión de visita a escuelas provinciales para entrega de pupitres, aulas, pizarras, o en concentraciones de campesinos, indican “ser antiimperialistas” que “debe aprobarse una Ley contra la mentira”, toda vez que la oposición “de derecha”, “vende patria”, miente y no hace conocer programas”.

Está de buen tamaño eso de las “mentiras políticas”, contrarias al ama sua, ama llulla y ama quella, el pueblo tiene memoria y a veces con intencionalidad colectiva aplaude a los “mentirosos”, de ambos lados, estos sí tienen amnesia retrógrada casi permanente.

No se trata de quién miente, sino de quiénes mienten más y más, en cada ocasión preelectoral.

Representantes de la Unión de Mujeres de Bolivia, manifestaron, como un ejemplo de las tantas mentiras: “la alternancia en el poder no se cumple, el derecho de género y de equidad, rechazando la exclusión, discriminación, tampoco se cumple”, indican “la Constitución Política del Estado Plurinacional determina que si el Presidente es de género masculino, la Vicepresidenta tiene que ser de género femenino, o viceversa, pero se desobedece la Ley de Leyes”.

Otra mentirilla, el gobierno, a través del Presidente, Vicepresidente, ministros, Presidentes de las Cámaras de Diputados y Senadores, se esmeró en señalar “que hubo nacionalización de los hidrocarburos”, el rector de la UMSA, Dr. Waldo Albarracín, les dijo era “gran mentira, porque las transnacionales siguen operando en Bolivia a través de la migración a nuevos contratos, sin otorgar ni un centavo para la exploración”.

Las transnacionales claro que aplaudieron se diga que hubo nacionalización, algunas, como Andina- Chaco, iniciaron procesos en la vía internacional para que el Estado boliviano les resarza el daño y perjuicio que se les habría ocasionado. Ejemplo, si se invirtió aproximadamente tres millones de dólares, con la anterior Ley de Hidrocarburos, ahora quieren veinte, treinta millones, de indemnización, negocio redondo. El caso Borinak es un pésimo caso desalentador.

En el tema de las telecomunicaciones, Entel se dijo fue nacionalizado, pero en los hechos se pagó una millonaria suma de indemnización a los italianos que ganaron un juicio internacional.

Y sigue y suma, las AFP, acudieron al arbitraje internacional pidiendo multimillonarias sumas de dólares porque indican “que no se respeta contratos que Bolivia tiene como Estado”.

Aquí no viene al caso “la cara conocida, el reconocimiento a un niño, ni que la amiga del Presidente haya sido Gerente de la empresa china Camce o que se promocione a un supuesto vocero opositor para decir el 2019 que hubo elecciones democráticas, o que la China no es imperial, todo eso no tiene relevancia, lo que sí afecta al interés nacional, al bien común, son los contratos que se firmó a nombre del Estado, sin licitación o con cláusulas que benefician a los “inversores” foráneos, que ahora tienen que ventilarse en estrados internacionales.

Sin necesidad de lupa, el pueblo constata que todos los gobernantes, de una u otra manera, con programas o sin programas dicen que “gobernarán para el pueblo y con el pueblo”, pero llegados a gobierno confiesan “que otra cosa es con guitarra”.

Que los opositores mienten, clarísimo, se dicen ahora los salvadores, se hacen abanderados de la lucha contra la corrupción, el narcotráfico, nepotismo, ellos con su angurria de acaparar todo son culpables de que haya surgido, del sector cocalero, un dirigente que según sus declaraciones “nunca pensó ser Presidente de Bolivia”, es que el pueblo se cansó de la burguesía ,de una clase media sin dignidad ni honor que se arrodilla a todo gobierno con tal de medrar del sueldo público, que tiene bisagras en lugar de rotula en las rodillas , el pueblo voto a favor de quien se presentó en contra de los maquilladores de la angustia nacional y pese al 21 F que ensalzan “las plataformas ciudadanas y colectivos sociales”, ya no quiere dejar el Poder.

Entonces el pueblo está enterado de quién miente más y más, por ello debe aprobarse en la Asamblea Legislativa en forma inmediata la “Ley contra la mentira, el transfugio, nepotismo, corrupción y sea mediante juicios necesariamente abreviados para dictarse sentencia sobre la marcha”, el presidente Morales, impulsor del tema, sería el encargado de promulgarla.

¡Aleluya!