Literatura y gastronomía van de la mano en la XXIII Feria del Libro de La Paz

La articulación entre los libros y la gastronomía será una de las novedades incluidas en el programa de la Feria Internacional del Libro de La Paz que comienza este miércoles, con actividades como interpretaciones gastronómicas de obras bolivianas y de otros países.

Esta vigésima tercera edición de la feria cuenta con un programa con tres núcleos, uno de ellos llamado “El sabor de las palabras”, que abordará “la vinculación de la gastronomía con la literatura”, explicó hoy a Efe el presidente del directorio de la Cámara Departamental del Libro de La Paz (CDLLP), Carlos Ostermann.

En 2017 ya se efectuó en la feria una interpretación gastronómica de la obra del colombiano Gabriel García Márquez, con tres chefs que prepararon en vivo platillos mencionados por el autor en sus libros, en homenaje al medio siglo de “Cien años de Soledad”.

Este año el programa incluye interpretaciones gastronómicas de los libros “Frankenstein”, de la inglesa Mary Shelley; “Como agua para chocolate”, de la mexicana Laura Esquivel, quien es además una de las invitadas extranjeras de la feria, y “Felipe Delgado”, del boliviano Jaime Sánez.

Esta actividad es coordinada entre la CDLLP y el Movimiento de Integración Gastronómico Boliviano (MIGA), que también organiza la “Cocina de autor”, una iniciativa en la que dos premios nacionales de Novela de Bolivia cocinarán junto a chefs locales recetas de platos que aparecen en sus libros.

También está previsto un coloquio para dar una mirada a la gastronomía nacional boliviana a través de sus libros y una muestra de la cultura gastronómica de China, el invitado destacado de la Feria del Libro paceña.

En el evento, que se extenderá hasta el próximo 12 de agosto, participarán un centenar de autores locales y 30 extranjeros, incluidos la mexicana Esquivel, la chilena Carla Guelfenbein, el estadounidense Dan Wells, las españolas Belén Gopegui y Aroa Moreno, el paraguayo Javier Viveros y el boliviano Edmundo Paz Soldán.

Otro de los núcleos de la programación es la literatura escrita por mujeres, dentro del cual está previsto un encuentro nacional de escritoras y conversaciones sobre temas como el feminismo y la poesía, o los estereotipos en la literatura.

La feria también hará un homenaje a la ciudad de La Paz con motivo de su designación este año como Capital Iberoamericana de las Culturas, explicó Ostermann.

Por ello, el evento ha puesto en relevancia en su línea gráfica a personajes paceños “que han sido motivo de inspiración” para varios autores, como el “aparapita”, que se dedica a transportar pesadas cargas sobre sus hombros; las “caseritas”, como se conoce a las vendedoras de los mercados populares, y los lustrabotas, indicó.

Además se incluyó el eje “La Paz maravillosa lee”, con actividades como conferencias sobre destacados literatos paceños y la presentación de una antología de historietas sobre la ciudad traducidas al aimara, entre otras.

Este año se espera superar los 160.000 visitantes que tuvo la feria en su anterior edición, señaló el presidente de la CDLLP.

Asimismo, resaltó que gracias a ferias como la de La Paz, y las que se efectúan en otras ciudades del país como Santa Cruz y Cochabamba, ha sido posible que cada vez más personas se interesen por la lectura en Bolivia.