¿Lograremos aprovechar Ilo?

Los grandes proyectos, así como los emprendimientos más fáciles suelen tener inconvenientes de diversa naturaleza, que solamente la constancia y voluntad política pueden resolver y superar para que se hagan realidad. Algo de esto parece estar ocurriendo con el puerto de Ilo y el ferrocarril bioceánico, que con tanta esperanza y voluntad ha unido a varios países, que han comprendido que la integración es la vía más expedida para el fortalecimiento de las regiones.

La anterior semana se ha cumplido una nueva reunión entre los ministros de Obras Públicas de Bolivia, Milton Claros, y el ministro de Transportes y Comunicaciones de Perú, Edmer Trujillo, en Ilo, para avanzar en la integración bilateral y el proyecto del corredor bioceánico, según informes de prensa. Lo que llama la atención de los informes es que señalan que en el caso de Perú se optó por Ilo. “Dicho corredor requerirá de un nuevo terminal portuario, el cual, según estudios del MTC, debe ubicarse en Ilo”, explicó Trujillo, quien añadió que está por iniciarse los estudios técnicos que determinarán la ubicación exacta de la nueva terminal portuaria en la ciudad costera.

Recordemos que en la reunión del Gabinete Binacional (Bolivia – Perú), los Presidentes de ambos países firmaron un memorándum de entendimiento con la idea de que el Tren Bi-oceánico pase por territorio nacional. Uno de los factores esenciales para hacer factible el tren transcontinental, era la participación de los tres países directamente involucrados, Bolivia, Brasil y Perú. Al haberse salvado las dificultades, y comprendiendo la necesidad de fortalecer el proceso de integración continental, que tiene como eje este ambicioso proyecto, se aclara el panorama y se abre espacio para que otros países, mediante ramales, puedan acceder a la ruta ferroviaria central. Implícitamente se pensó que Ilo, el puerto cedido por Perú a Bolivia, sería parte del complejo uniendo dos grandes proyectos. Si interpretamos las palabras del ministro peruano, Perú está potenciando su parte. Pero ¿este proyecto supone olvidar el puerto de Ilo cedido a Bolivia?

Recordemos que Bolivia cuenta con una zona franca con acceso al mar que Perú cedió a Bolivia por 99 años, en 1992 en el puerto de Ilo, para que nuestro país pueda construir la infraestructura necesaria que haga posible convertir a ese puerto en una zona industrial, comercial y de turismo, con facilidades reales, concretas y prácticas para un libre tránsito y una administración autónoma. Esa es la esencia del acuerdo que firmaron los Presidentes de Bolivia, Evo Morales y de Perú Alan García, mediante un protocolo complementario al acuerdo que permitió la cesión de la zona conocida como «Bolivia-mar» en 1992.

Por el momento las autoridades peruanas determinaron invertir 16 millones de dólares en mejorar el actual puerto de Ilo, justamente para generar condiciones para la migración de la carga boliviana. ¿Y en que queda el puerto de Ilo que Perú cedió a Bolivia para que se instale una terminal portuaria? ¿Se está avanzando en el proyecto o se lo va a dejar como una alternativa más? Son más de 30 años desde que Perú ofreció Ilo y hasta ahora la idea central queda como ejemplo de solidaridad, pero en la práctica nada se ha avanzado, y una opción tan clara de integración y cooperación mutua, queda en la penumbra como ejemplo de insolvencia ejecutiva.