Los familiares de víctimas de LaMia piden indemnización en Bolivia

APG

Familiares de las víctimas del trágico accidente del avión que trasladaba al club brasileño de fútbol Chapecoense a Colombia y se estrelló en 2016 arribaron ayer a Bolivia para conocer el avance de las investigaciones sobre este suceso y para reclamar el pago de una indemnización.

La delegación llegó a la ciudad de Santa Cruz, al este de La Paz, donde operaba la aerolínea LaMia, que transportó al Chapecoense y de donde partió el fatídico vuelo, para reunirse con representantes de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de Bolivia, explicó a Efe Josmeyr Oliveira, abogado de la Asociación de Familiares y Amigos de las Víctimas del Vuelo de Chapecoense (AFAV-C).

“El objetivo es preguntar a las autoridades cuál es el estado de los procesos aquí en Bolivia y también pedir al pueblo boliviano que se involucre con las familias que hasta hoy no tienen una respuesta, una conclusión de su luto”, señaló Oliveira.

Los familiares “no recibieron ni un peso” de la indemnización, acotó el abogado que encabeza la delegación brasileña de las víctimas.

Añadió que el 28 de noviembre vence el plazo para hacer las solicitudes y gestionar los pedidos de pago.

Junto a Oliveira llegaronal país Fabienne Belle y Mara Paiva, presidenta y vicepresidenta de la AFAV-C, respectivamente, además de otros dos abogados y un experto en seguros.

Belle era esposa del fisiólogo del club brasileño, Cezinha, y Paiva estaba casada con el exfutbolista y comentarista Mário Sérgio, ambos fallecidos en el accidente.

Belle dijo a los medios que quieren “buscar respuestas, buscar información”, para poder compartirla luego con las otras familias y que “tengan una reparación no sólo financiera, sino emocional” y puedan cerrar “un ciclo de ese luto que dura ya casi dos años”.

El avión de la aerolínea LaMia, en el que viajaban futbolistas y dirigentes del Chapecoense desde Bolivia hasta Colombia, se estrelló el 28 de noviembre de 2016 en un cerro cerca de la ciudad colombiana de Medellín, tras quedarse sin combustible.

En el siniestro murieron 71 de los 77 pasajeros del avión y sobrevivieron tres futbolistas, dos tripulantes y un periodista.

LaMia tenía un contrato con la empresa Bisa Seguros, la cual señaló el año pasado, en un comunicado, que la aerolínea no había renovado el acuerdo y que no tiene ninguna relación contractual directa con la Asociación Chapecoense.

En abril pasado, la Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil) hizo público un informe en el que se determinó que la cantidad de combustible para cubrir el trayecto entre Santa Cruz (Bolivia) y Rionegro (Colombia) “era insuficiente”.

La AFAV-C representa a 64 familias de fallecidos y cuatro sobrevivientes, según explicó Oliveira.

Asimismo, señaló que hasta el momento las familias no han recibido indemnización alguna.

A su turno, Paiva indicó a los medios que desde que sucedió el accidente están en busca de respuestas sobre lo ocurrido y también crearon la Fundación Vidas, con apoyo del club Chapecoense, para ayudar psicológica y financieramente a las familias.

“Nosotros buscamos amparo para las familias porque la tragedia fue muy grande y tal vez esta tragedia no acabe nunca en nuestras vidas”, señaló Paiva.

La delegación, que permanecerá en Bolivia hasta este viernes, busca reunirse con otras autoridades bolivianas y tiene la intención de hablar con el presidente del país, Evo Morales, si no en esta visita en una próxima ocasión.