Mago de Oz vive un rocambolesco paso por Bolivia

Foto: Nicolás Avelluto / Corriendo la voz

La banda española de rock duro Mago de Oz vivió este fin de semana en Bolivia una situación rocambolesca, ya que por un lado era reconocida oficialmente por sus treinta años de trayectoria y por otro se vio inmersa en una polémica kafkiana con el productor de sus conciertos.

El grupo madrileño tenía programados tres conciertos en Bolivia dentro de la gira en Suramérica por su treinta aniversario, el primero el 6 de junio en Santa Cruz, el segundo el 8 en La Paz y el tercero el 9 en Potosí.

El concierto en La Paz estaba previsto que fuera el único de carácter sinfónico en Suramérica, en colaboración con la Orquesta Filarmónica de la vecina ciudad de El Alto.

Sin embargo, el mismo día del espectáculo el grupo anunció que no podría realizarse en ese formato por culpa del promotor, Gustavo Tobar, a quien acusó de haber incumplido los requisitos técnicos para una correcta actuación de cerca de sesenta músicos sobre el escenario.

Mago de Oz mantuvo el concierto, pero con el mismo formato que el resto de la gira, aunque al poco de comenzar tuvo que suspender la actuación en un auditorio al aire libre debido a la lluvia.

Tobar aseguró a través de redes sociales que una representante de la banda fue “detenida” y la acusó de “abuso y extorsión” hacia su empresa, la promotora FM Rock.

Medios bolivianos informaron de que varios integrantes del grupo fueron “arrestados” por la Policía Boliviana, sin que trascendieran más detalles.

Finalmente, el promotor anunció que el grupo repetirá su actuación este domingo en el mismo escenario en La Paz, para lo que serán válidas las entradas del viernes y las de este sábado para el concierto que estaba previsto en Potosí y fue cancelado.

El Viceministerio de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor multó a la promotora con el equivalente a unos 872 dólares, por una infracción grave al “incumplir lo ofertado debido a que suspendió la participación de la Orquesta Filarmónica de El Alto y la Sociedad Coral Boliviana”, según explicó en un comunicado.

La controvertida situación del fin de semana contrastó con los méritos recibidos por Mago de Oz el pasado jueves en el Parlamento boliviano, donde una comisión parlamentaria concedió a la banda española un reconocimiento por “su invaluable aporte en la cultura musical iberoamericana con motivo de su paso por el país”.

Mago de Oz comenzó por México la gira que les llevará a quince países de Latinoamérica, además de Estados Unidos y Europa.