Más competencia en producción de litio

La prensa peruana reveló la existencia de grandes yacimientos de litio y uranio en el proyecto Macusani, Puno, al que se lo considera de talla mundial. La compañía canadiense Yellowcake informó que ha descubierto en el depósito Falchani, recursos comprobados por 2,5 millones de toneladas de litio y 124 millones de libras de uranio (solo en la zona este). Ulises Solís, gerente general de Macusani Yellowcake, operadora del proyecto ubicado a 4.500 msnm, indicó que con este hallazgo, los depósitos se encaminan a convertirse en una de las cinco o seis minas de litio más grandes del mundo.

La información, divulgada por el diario El Comercio de Lima, señala que el yacimiento es de alta ley, pues los salares de Chile y Bolivia, poseen una ley promedio de 500 partes por millón (ppm). Sin embargo, en Falchani se ha encontrado contenido de seis a siete veces superior, entre los 3.500 a 4.000 ppm. Los trabajos de exploración iniciaron en el 2007, y, hasta el momento, las perforaciones están centradas en solo 15% de la superficie de las concesiones que alcanzan a 910 km2.

Otro periódico, La República de Lima, señala que además de litio se descubrieron cantidades grandes de uranio. La empresa, subsidiaria de Plateau Energy. Según la publicación, con el hallazgo de Falchani, el proyecto Macusani será uno de los proyectos mineros peruanos de talla mundial. Se espera invertir 18 millones de dólares en los trabajos de exploración, estudios medioambientales y arqueológicos.

Mientras tanto, tras doce años de intentos fallidos, en Bolivia se ha adjudicado a la alemana ACI Systems Gmbh para desarrollar el proyecto que incluye la construcción de la planta de baterías de litio. La empresa Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) tiene a su cargo el salar de Uyuni, sustituyendo a la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos que nada hizo en más de una década. La alemana ACI Systems Gmbh, comenzó con la fase de diseño de la planta de hidróxido de litio con una inversión de mil 328 millones de dólares.

Queda la esperanza de que por fin se hagan las cosas bien, porque la competencia crece con el descubrimiento en Perú y el desarrollo acelerado de Chile y Argentina que avanzan a pasos seguros, mientras al pueblo boliviano, y especialmente al potosino, se le siguen contando letanías sobre el litio.

Una publicación del Diario Financiero de Santiago, señala que la producción de litio en el salar de Atacama, se incrementará desde las actuales 26 mil toneladas anuales, a 82 mil toneladas gracias a un acuerdo con la firma norteamericana Albemarle y Corfo, que permitirá a su filial Rockwood, extender su contrato durante 27 años. El convenio también incluye el desarrollo de productos a partir de este metal. La publicación añade que el presidente de la Unidad Global de Litio y Materiales Avanzados de Albemarle Corporation, John Mitchell, señala que estos volúmenes adicionales permitirán dar el salto al desarrollo de nuevos productos por parte de desarrolladores de autos eléctricos y de baterías.

Explica que, actualmente, el mercado mueve unas 185 mil toneladas métricas de carbonato de litio equivalente y crece a un ritmo de 20 mil toneladas métricas por año. “Para eso debemos sumar cerca de 10 mil toneladas métricas por año y este acuerdo nos permite expandirnos” afirma, y agrega que de paso podrán superar a SQM, posicionándose como líderes a nivel global, para lo cual evalúan nuevas inversiones.

Argentina no se queda atrás. Telam reportó que la empresa Lithium Américas, se asoció con Ganfeng Lithium para construir una planta de litio en Argentina, que estará operativa a mediados del 2019 y producirá 25.000 toneladas por año. Bolivia ha esperado mucho, ha desperdiciado acuerdos con empresas líderes en la producción de litio, ha ofrecido el proyecto a varios países y hasta ha intentado producir por cuenta propia, sin tecnología ni conocimientos especializados. Hacemos votos porque ahora el proyecto se desarrolle acertadamente.