Mesa y Quiroga critican indulto que les concedió Evo

Los expresidentes de Bolivia Jorge “Tuto” Quiroga (2001-2002) y Carlos Mesa (2003-2005) criticaron ayer la amnistía que les concedió el presidente del país, Evo Morales, en casos judiciales que tenían pendientes a fin de que colaboren libremente en la causa marítima boliviana ante Chile.

“No requiero amnistía ni perdón de nadie”, manifestó Quiroga a Efe, que señaló que con el anuncio Morales “ha reconocido que hay persecución política” en Bolivia.

Quiroga pidió una amnistía “general” y no una “selectiva”, de manera que se beneficien quienes, a su juicio, han sido perseguidos durante los doce años de Gobierno de Morales, de los que dio varios nombres, incluidos algunos fallecidos.

Quiroga estaba procesado junto al también expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003), asilado en Estados Unidos, por un caso de contratos de exploración de hidrocarburos sin la aprobación, supuestamente, del Congreso boliviano.

“Si hubiera justicia en Bolivia, a mí me darían una medalla y no me buscarían encarcelar”, señaló en alusión a la gestión que hizo en su Gobierno para captar inversiones para la exploración de hidrocarburos.

Por su lado, Mesa manifestó en Twitter su “aprecio” por el gesto de Morales, pero advirtió de que “no aceptaba” que se presuma su culpabilidad.

“En el caso Quiborax no solo no tengo responsabilidad alguna, soy yo quien acusa a los verdaderos culpables. Finalmente, el juicio no ha sido siquiera considerado por la ALP (Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia)”, argumentó.

Carlos Mesa tenía un proceso pendiente en relación al caso de la empresa chilena Quirobax, a la que el Estado boliviano tuvo que indemnizar con algo más de 42 millones de dólares por suspender una concesión minera que tenía en Bolivia durante su mandato.

Morales da amnistía

El presidente Evo Morales concedió ayer una amnistía a dos expresidentes del país que tenían procesos judiciales pendientes con el fin de que colaboren, sin obstáculos, en la demanda marítima boliviana ante Chile.

Evo Morales, en una comparecencia ante los medios en la sede del Gobierno boliviano en La Paz, explicó que esta amnistía para los expresidentes Carlos Mesa (2003-2005) y Jorge “Tuto” Quiroga (2001-2002) se basa en una potestad constitucional que posee como jefe de Estado en Bolivia.

Morales subrayó que fue una decisión “personal”, fundamentada en la “autoridad” que le otorga la Constitución del país.

El presidente Morales argumentó que su decisión pretende que todas las personalidades del país puedan contribuir en apoyo a la demanda presentada por Bolivia contra Chile en La Haya, de la que este próximo lunes 1 de octubre se conocerá el fallo.

Al respecto, apuntó que el objetivo es que no existan obstáculos administrativos ni jurídicos para contar con su aporte en el escenario que se abra tras la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de Naciones Unidas con sede en La Haya (Países Bajos).

Ningún expresidente, salvo delitos de lesa humanidad o genocidio, de los que sí se acusa a Sánchez de Lozada por una represión que causó muertos durante su mandato, debe tener procesos pendientes que “entorpezcan” su aportación a la causa marítima, aseveró Morales.

Con la amnistía, Mesa y Quiroga podrán defender esta causa “sagrada” de Bolivia “con todas sus energías, corazón y capacidad intelectual”, sentenció.

El presidente boliviano reiteró argumentos de su Gobierno en la demanda presentada en 2013, para que la corte obligue a Chile a negociar sobre una salida soberana al océano Pacífico que Bolivia perdió en una guerra con su vecino hace 139 años.

En este contexto, reafirmó su postura de que fue una “invasión armada” tras la que Chile realizó “reiterados ofrecimientos” de negociación, sobre un asunto pendiente que a su juicio no resolvió un tratado de paz de 1904 entre ambos países.

“Injusticia profunda”

Al respecto, Quiroga manifestó que la amnistía revela una “injusticia profunda”, puesto que beneficia únicamente a los que han sido jefes de Estado e invitados a asistir a La Haya.

“He venido apoyando la causa marítima desde que era niño (…), he estado en La Haya, cuantas veces he sido convocado, ahí he estado, y mientras era yo perseguido”, apuntó.

Por su parte, Mesa expresó que su compromiso con la causa marítima boliviana “está al margen de cualquier circunstancia, por dura que sea”.

Carlos Mesa, que es portavoz de Bolivia en la demanda, ha confirmado que asistirá el lunes a La Haya, mientras que “Tuto” Quiroga había recibido autorización de la Fiscalía para viajar.

Morales ha invitado para que le acompañen a la ciudad neerlandesa a Mesa, Quiroga y a los también expresidentes Guido Vildoso (1982) y Jaime Paz Zamora (1989-1993), quien declinó la invitación por diferencia políticas con el mandatario del país.

Chile sostiene que los asuntos fronterizos quedaron resueltos en el tratado de 1904, por lo que a su juicio la demanda no tiene fundamento jurídico.

La sentencia será inapelable y de obligado cumplimiento, por lo que supondrá el último episodio en este litigio.