Morales confirma doble aguinaldo y CEPB ve penalización encubierta

El presidente de Bolivia, Evo Morales, confirmó ayer que este año habrá doble aguinaldo navideño para los asalariados, al superar el crecimiento económico del país el 4,5 % en el primer semestre. La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), calificó ayer de “penalización encubierta” el doble aguinaldo navideño.

El doble aguinaldo navideño es una medida que se otorga a los trabajadores en Bolivia cuando el crecimiento económico del país supera el 4,5 % de junio de un año al mismo mes del siguiente.

El incremento fue del 4,61 % a junio de este año, frente al 3,94 % del mismo mes del año pasado, según datos del Instituto Nacional de Estadística de Bolivia citados por el Presidente en una comparecencia en la sede del Gobierno en La Paz.

Morales señaló que estos datos están avalados por organismos internacionales como el Banco Mundial e incluso el Fondo Monetario Internacional, con el que su Gobierno suele ser crítico.

Al respecto, indicó que el Banco Mundial prevé que Bolivia crezca en el conjunto del 2018 por encima del 4,5 %.

El mandatario destacó que estas cifras sitúan a Bolivia como el país suramericano con mayor crecimiento económico y el segundo de América Latina empatado con Panamá, solo superados por República Dominicana con el 5,8 %.

“Sorprende al mundo el crecimiento económico de Bolivia”, aseveró, porque “ahora nuevamente la economía se lanza” en el país, después de que en 2017 el incremento fuera menor al caer el precio del petróleo, ya que marca el del gas, cuya exportación a países vecinos es uno de sus principales motores económicos.

Evo Morales calificó de “buena noticia” la confirmación del doble aguinaldo, que ya había aventurado desde hace semanas, con un mensaje de “optimismo” confiado en que el país seguirá creciendo con apuestas de su Ejecutivo como el etanol y la industrialización de recursos naturales como el litio.

El pago de este salario extra a final de año, tanto para el sector público como para el privado, será efectivo de manera dialogada con la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, crítica con la imposición de este tipo de medidas por parte del Gobierno hasta que el mes pasado el propio Morales propició un acercamiento con esta entidad empresarial.

La meta de crecimiento fijada por el Ejecutivo boliviano para este año es del 4,7 %, mientras que el Fondo Monetario Internacional pronostica al menos un 4,3 %.

“Penalización encubierta”

Por su parte, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), la mayor patronal del país, calificó ayer de “penalización encubierta” el doble aguinaldo navideño para los asalariados dispuesto por el Gobierno y advirtió de consecuencias como el crecimiento de la informalidad.

Señaló en un comunicado que los privados siempre han mantenido “una línea de respeto y sujeción a la ley”, pero advirtieron de que una mayoría de las empresas medianas y pequeñas “no podrán cubrir esta penalización encubierta sin poner en riesgo su sostenibilidad y la estabilidad” de los empleos que generan.

“Hacemos responsable al Gobierno y a la dirigencia de la Central Obrera Boliviana por todos los efectos nocivos que esta decisión va a generar y esperamos que asuman las consecuencias”, indica la nota.

Los empresarios privados también demandaron que el Ejecutivo y los sindicalistas “respondan a las miles de familias que se verán afectadas por esta medida incongruente con la realidad por la que atraviesan la mayoría de los sectores y regiones que no han logrado niveles de crecimiento necesarios para afrontar su pago”.

Los empresarios reaccionaron así al anuncio del presidente del país, Evo Morales, que confirmó el doble aguinaldo.

Según la CEPB, la medida generará “una discriminación evidente”, ya que la doble paga navideña beneficiará a no más del 20 % de los trabajadores del país.

Los privados también alertaron de que el segundo aguinaldo “alimenta más al contrabando” y que la presión salarial que se generará “va a resultar en informalización laboral”.

La patronal señaló que la forma de cálculo aplicada “es inadecuada y distorsiva”, porque se basa en un crecimiento promedio sin considerar la situación de la micro y pequeña empresa.

“Exigimos al Gobierno nacional la inmediata revisión de la medida en cuanto a sus alcances, afectaciones y perjuicios, y que se considere su ajuste o eliminación, en tanto no se garantice que el crecimiento de la economía sea equitativo y sostenible”, señalan.

Por su parte, el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, en rueda de prensa en Santa Cruz, capital económica de Bolivia, denunció que esta medida obligatoria para las empresas no se corresponde en el contexto actual del país con la bonanza económica de cuando se puso en marcha en 2013.

“Va a ser un lastre que va a inducir a la informalidad”, aseveró sobre las consecuencias de esta medida gubernamental, entre las que citó también la “racionalización de plantillas” y la “precarización del empleo” en empresas privadas.

Rodríguez calificó de “muy rígida” la legislación laboral del país y alertó de que este tipo de medidas desalientan la inversión, tanto nacional como extranjera.

“El impacto es preocupante”, recalcó, al señalar que el doble aguinaldo supone un incremento de costes que no se corresponde con un aumento de la productividad, lo que reduce la rentabilidad y “va a empeorar la situación” de muchas empresas.