Morales dice que acabará con el “Estado inquilino”

El presidente Evo Morales ratificó ayer la decisión gubernamental de acabar gradualmente con el “Estado inquilino”, referido a la falta de infraestructura para las instituciones públicas, pese a los ataques de la derecha boliviana y chilena por la construcción de la Casa Grande del Pueblo.

El jefe de Estado se refirió al tema después que el diario chileno El Mercurio y otros medios desarrollaron una campaña de desinformación para el desprestigio de esa obra, tal como hace la oposición.

“Nuevamente las oligarquías chilenas, mediante un medio de comunicación, cuestionando la Casa Grande del Pueblo. Todavía gastamos como 20 millones de dólares año por alquileres en La Paz”, dijo durante la entrega de obras en el municipio de Uriondo del departamento de Tarija.

Morales sostiene que el nuevo edificio, donde funcionarán el Ministerio de la Presidencia y otras carteras de Estado, no es un “palacio”, sino una obra para servir al pueblo y liquidar al Estado “inquilino” y “gitano” que heredó el Gobierno en 2006.

“Quiero que sepa la derecha, vamos a seguir construyendo más edificios para acabar con el inquilinato y La Paz lo merece como sede de Gobierno”, remarcó.