Morales mueve fichas para encarar el fallo de la corte de La Haya

APG

La designación de un nuevo canciller y el nombramiento del expresidente del Senado como embajador en la OEA son un movimiento de fichas para afrontar el escenario que abrirá el fallo en el litigio marítimo entre Bolivia y Chile en La Haya, aseguró ayer el presidente boliviano, Evo Morales.

En una comparecencia ante los medios en la Casa Grande del Pueblo, sede del Ejecutivo del país en La Paz, Morales aseguró que tiene la obligación de “jugar, mover fichas” para prepararse al escenario que denominó “post-Haya”.

“Los cambios que estamos haciendo acá es justamente con miras post-Haya”, puntualizó el mandatario, que además dio a entender que asumirá más medidas que no serán de conocimiento de los medios.

Morales anunció que ayer miércoles envió al Senado boliviano la propuesta para designar al expresidente de la Cámara Alta, José Alberto Gonzáles, como nuevo embajador de Bolivia ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

El martes, el gobernante nombró nuevo ministro de Exteriores al indígena quechua y exembajador de su país ante la OEA Diego Pary, que sustituyó a Fernando Huanacuni.

Morales anunció que una de las prioridades del nuevo canciller será responder un documento remitido por Chile en el que este país comunicó su decisión de suspender la reunión del Comité de Fronteras entre ambos vecinos que debía celebrarse esta semana.

Al respecto, el presidente boliviano señaló que el documento chileno recurrió a “falsedades para suspender la reunión”.

La reunión estaba prevista para este 5 y 6 de septiembre en La Paz, pero el consulado de Chile comunicó que “no es posible realizar” el encuentro por “la conducta de Bolivia en el proceso que se sigue ante la CIJ”, la Corte Internacional de Justicia de La Haya, según una comunicación consular citada por el Gobierno boliviano.

Morales mencionó que la decisión asumida por el Gobierno de Santiago sobre la suspensión “es parte” de la “política de dilación” que obligó a Bolivia en 2013 a presentar su demanda marítima ante esta corte de Naciones Unidas.

Su demanda contra Chile exige que la corte resuelva que tiene la obligación de negociar una salida soberana al océano Pacífico, con el argumento de que las promesas efectuadas por distintos gobiernos chilenos generaron está obligación a favor de Bolivia.

Bolivia perdió unos 400 kilómetros de costa y cerca de 120.000 kilómetros en la guerra del Pacífico contra Chile, en el siglo XIX.

Ambos países culminaron la fase documental y oral del litigio ante aquella instancia y esperan un fallo definitivo que podría conocerse en los últimos meses de este año.