Morales se compromete con la Iglesia para ayudar a “los más abandonados”

APG

El presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó ayer su voluntad de colaborar con el nuevo cardenal Toribio Ticona en pro de “los más abandonados” del país, en un gesto de acercamiento a la Iglesia católica boliviana tras años de desencuentros. El cardenal Toribio Ticona confirmó que Morales lo acompañará a su consagración que se realizará en el Vaticano, Roma, el próximo 29 de junio.

El mandatario acudió al Arzobispado de La Paz a saludar al recientemente nombrado cardenal, de 81 años y origen quechua, que fue limpiabotas, vendedor de periódicos, ayudante de minería y obrero en una fábrica de cerveza hasta que a los 30 años fue ordenado sacerdote.

El obispo que nació en Potosí, se convertirá en el segundo cardenal nacido en Bolivia, después del cardenal Julio Terrazas, quien falleció a finales de 2015 luego de luchar contra un proceso infeccioso pulmonar.

Morales se comprometió a trabajar con la Iglesia católica “conjuntamente por los más abandonados”, en declaraciones a los medios tras reunirse con el prelado.

“Tal vez me esté olvidando como presidente, como Gobierno”, comentó sobre ese apoyo a los necesitados, por lo que pidió al cardenal que le ayude “para trabajar conjuntamente” por ellos.

El presidente apeló a la trayectoria vital de Ticona, a quien definió como alguien “sacrificado por el pueblo boliviano”, para que la conciencia social del cardenal suponga “un aporte importante para el sector de los abandonados”.

Al respecto, recordó su amistad con el religioso desde antes de que asumiera el poder en 2006, le calificó de “hermano” y le expresó su “cariño”.

Evo Morales subrayó que Ticona siempre acompañó los movimientos sociales en los que él participaba como dirigente y luego diputado hasta ser elegido presidente.

Asimismo, manifestó su deseo de acudir el próximo 29 de mayo en El Vaticano al acto formal en el que será investido cardenal, aunque ya fue nombrado como tal.

El prelado, por su parte, declaró que la reunión con su “hermano y amigo” fue “de mucho provecho”.

La semana pasada Ticona propuso un acercamiento y un diálogo sincero con el Gobierno de Morales, en un marco de respeto mutuo.

La relación entre la Iglesia católica y el Gobierno boliviano ha sufrido en el último tiempo episodios de críticas de algunos obispos contra la Administración de Morales en temas como la democracia, la administración de justicia y el narcotráfico, entre otros.

La respuesta de Morales y miembros del Ejecutivo boliviano fue en muchas ocasiones dura con los mandos eclesiales, a los que se acusó de no seguir la mística del papa Francisco, con el que el presidente boliviano mantiene una relación estrecha.