Número de falsos militantes es mínimo, según el TSE

APG

El órgano electoral de Bolivia aseguró ayer que es “mínima” la cantidad de militantes inscritos sin su consentimiento para las primarias, a la vez que descartó que sean de su responsabilidad las posibles irregularidades.

En una comparecencia con los medios, el vocal del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia Idelfonso Mamani manifestó que tanto el padrón de militantes como las listas de seguidores “las conforma la organización política, no el Tribunal Supremo Electoral”.

“Entonces la responsabilidad no podría caer sobre el Tribunal. Quiénes llenan los libros y quiénes facilitan los datos”, se preguntó en referencia a los partidos políticos.

Mamani subrayó que a lo largo de la jornada en la sede de este órgano en La Paz se han recibido algo más de un centenar de solicitudes de anulación o renuncia a partidos políticos, debido a la inscripción no voluntaria de ciudadanos en sus listas.

El vocal electoral precisó que se trata de “una cantidad mínima” en relación al más de un millón de datos de militantes presentados por diversas agrupaciones políticas.

Asimismo, apuntó que los registros que se manejan se remontan en algunos casos a 1991.

A su turno, el vocal Antonio Costas mencionó que se hará una revisión “partida por partida” para identificar cada uno de los casos y “valorar la incidencia” de los reclamos.

La alarma se encendió ayer cuando el tribunal puso a disposición de la ciudadanía una aplicación para que verifique en internet su adhesión a un partido en el llamado padrón de militantes, lo que generó preocupación debido a la supuesta inscripción no consentida.

Políticos, figuras públicas, periodistas y otros ciudadanos reclamaron en redes sociales porque aparecían como miembros de agrupaciones sin participar en algún proceso de adhesión partidaria, lo que levantó críticas sobre la transparencia del proceso.

Uno de los más casos más sonados fue el del diputado de la opositora Unidad Nacional (UD) Rafael Quispe, que apareció como militante del Movimiento al Socialismo (MAS), partido del presidente boliviano Evo Morales, al que dijo que no se inscribiría “ni borracho”, en una publicación suya en Facebook.

También reclamó el candidato a la presidencia por la alianza Comunidad de Ciudadanos, Carlos Mesa, por no aparecer en los registros del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), partido al que se inscribió este año.

El tribunal mencionó además que con lo sucedido trabajará a partir de ahora en la actualización del padrón de militantes y su adhesión futura al registro biométrico del país.

Las elecciones primarias en Bolivia están fijadas para el último domingo de enero y el próximo 8 de diciembre se conocerán las candidaturas habilitadas para esos comicios, previos a las elecciones generales de octubre de 2019 en el país.

Falsos militantes salpica las primarias

La detección de militantes inscritos sin su conocimiento ha salpicado las primarias para las elecciones de 2019 en Bolivia, hasta el punto de que tanto el oficialismo como la oposición reclamaron ayer que se depuren responsabilidades.

El Tribunal Supremo Electoral de Bolivia habilitó una aplicación para que los militantes afiliados de forma irregular puedan anular su inscripción, tras detectarse duplicidades, registros sin autorización y otras irregularidades en los listados de militancia exigidos a los partidos que concurran a los comicios.

La presidenta de la Cámara de Diputados de Bolivia, Gabriela Montaño, declaró a los medios que su partido, el gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), ya denunció hace mes y medio irregularidades.

“En su gran mayoría son registros antiguos, desde 1991 hasta mitad de 2018”, advirtió, anteriores al inicio del proceso de primarias, que concluirá a finales de enero del próximo año con la proclamación de candidatos para las elecciones de octubre de 2019.

Montaño lamentó que las denuncias sean numerosas, porque “no son casos aislados”, y expresó su preocupación por que los datos de ciudadanos pudieron haber sido recabados “de manera irregular” de registros “de todo tipo” de entidades públicas y privadas.

Montaño reclamó “acciones legales”, porque “están lloviendo las denuncias” de militantes del MAS registrados también en otros partidos, pero calificó de “absurdo” el suspender las primarias y pidió a la oposición que no intente “boicotear” este proceso.

Al respecto, comentó que estas irregularidades no hubieran trascendido si no fuera por las primarias, que por primera vez se celebran en el país, y recordó que por ley solo es válida la última inscripción, en caso de duplicidad en varios partidos.

Por su parte, el expresidente de Bolivia y candidato por la alianza Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, alertó de que “la gran cantidad de denuncias de registros irregulares” pone en duda “la confiabilidad del padrón de militantes, lo que puede afectar la legitimidad de las elecciones primarias”.

“Para garantizar la transparencia, el padrón debe ser confiable y la enorme cantidad de reclamos ciudadanos sobre inscripciones falsas puede poner en duda este requisito”, remarcó en un comunicado.

Por ello, demandó una investigación urgente, al considerar que “no es suficiente con poner a disposición de la gente la posibilidad de renunciar o anular una inscripción falsa”.

“Se debe investigar cada caso, identificando claramente a los responsables de adulteración o falsificación de documentos o de registros, y procesarlos por los delitos que corresponda”, recalcó.

El opositor Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional, aseguró en Twitter que “la solución era la inscripción en el padrón biométrico”, ya que “el estilo siglo pasado, con libros y calígrafos, se presta a irregularidades y eleva la desconfianza en el Tribunal Electoral”.

El oficialista MAS fue el partido que más militantes presentó para avalar la candidatura a la reelección del presidente de Bolivia, Evo Morales, con más de un millón de firmas en un país con cerca de once millones de habitantes.

La oposición denuncia que las primarias fueron aprobadas por la mayoría parlamentaria del MAS para justificar la candidatura de Morales, a quien el Tribunal Supremo de Bolivia habilitó para la reelección indefinida pese a que la Constitución del país limita a dos los mandatos consecutivos y a que un referéndum en 2016 rechazó una reforma constitucional para eliminar ese límite.

Anulación de militancia política es gratuita

De otra parte, el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) aclaró que el trámite para anular la militancia política es gratuito y hasta el 28 de noviembre.

Los trámites de nulidad o renuncia de militancia pueden realizarse en el TSE o los tribunales departamentales electorales.

Los ciudadanos pueden obtener los formularios (para renuncia o anulación) de la página de internet https://yoparticipo.oep.org.bo o de la aplicación Yo Participo, e incluir una fotocopia de la cédula de identidad.

“Todavía hay plazo hasta el 28 de este mes para hacer la renuncia o la anulación de esta militancia, porque hasta el 13 de diciembre el órgano electoral va a entregar un padrón consolidado”, se informó.