Obesidad, embarazo, sedentarismo y calor, factores para aparición de varices

La obesidad, el embarazo, el sedentarismo y el calor, como el que se vive durante el verano, son los principales factores de aparición de insuficiencia venosa, lo que deriva en varices, señaló el doctor Sergio Zúñiga Sánchez.

El médico de la Universidad del Valle de México Campus San Rafael explicó que uno de los factores más importantes que detonan las varices es el calor.

En un comunicado, explicó que la temperatura ambiental por arriba de los 20 grados centígrados suele favorecer la distensión de los vasos sanguíneos, en específico, las venas, y esto ocasiona una dificultad más en el retorno venoso.

Entre los principales síntomas están el adormecimiento, la comezón, puntos ardorosos y dolor en las piernas.

“Puede llegarse incluso a los espasmos, es decir, calambres musculares que siempre son muy dolorosos; esos son los síntomas cardinales, sin embargo, una complicación de las más temidas para las varices es la formación de úlceras, que muy difícilmente se llegan a cerrar”, detalló.

El doctor Zúñiga acotó que para prevenir este problema la hidratación es fundamental en época de calor, aunque alertó que excederse en el consumo de agua (es decir, beber entre cinco y siete litros diarios) puede repercutir en la salud.

“Al haber más agua en el cuerpo, hay mayor volumen, esto tiene mayor repercusión cardiovascular y puede condicionar a un edema de nuestras extremidades”, dijo.

Las varices, aseguró, se agravan si también existe un excesivo consumo de sal o de sodio.

“Esto puede llevar a una inflamación de extremidades, a un problema de insuficiencia venosa periférica”, comentó el experto.

El especialista explicó que las varices se presentan más en mujeres que en hombres, estadísticamente. Se considera que por cada cinco mujeres, un varón las padece.

Otras causas que propician la aparición de la insuficiencia venosa es el uso de anticonceptivos, sobre todo si estos son usados de manera intermitente, además del consumo de tabaco.

“No sabemos si al suspender el tabaco mejora la condición de las varices, lo que sí sabemos es que su consumo la agrava”, señaló.

Zúñiga aseguró que si las varices son pequeñas y superficiales se pueden aplicar inyecciones para hacerlas aún más pequeñas y prácticamente desaparecerlas.

Cuando ya son grandes y el paciente es candidato a cirugía, se puede realizar una safenectomía, una operación donde se extraen las venas dañadas con cirugía tradicional, o bien con cirugía láser.

El experto dijo que para evitar la aparición de varices se requiere cambios en el estilo de vida.

Indicó que, por ejemplo, al final de una ducha lo mejor es utilizar agua fría. Además, si se pasa mucho tiempo sentado o de pie, por cada hora se deben mover las piernas, subir las rodillas al abdomen, ponerse de puntas o mover los pies de manera circular.

“Por lo menos un minuto, lo ideal sería que fueran cinco minutos por cada hora que estemos en reposo, sentados o de pie”, concluyó el doctor.