Oficialismo defiende Unasur tras anuncio de Ecuador de irse

El oficialismo boliviano defendió ayer la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), tras el anuncio de Ecuador de salir de este organismo cuya presidencia temporal ejerce Bolivia, sede además del Parlamento de este grupo de países.

«Hemos pedido que se busque unidad, que se busque consenso de otros países, para que pueda subsistir nuevamente Unasur», declaró a los medios el presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia, Víctor Borda, del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

El presidente se refirió al anuncio ayer de Ecuador tras una reunión de jefes de bancada parlamentaria del MAS en la sede del Gobierno boliviano en La Paz.

Borda atribuyó este anuncio a «una visión que están promoviendo algunos países latinoamericanos de tendencia de derecha, de destruir la unidad latinoamericana, intentar desconocer Unasur para crear Prosur».

El próximo 21 de marzo se espera en Chile una reunión impulsada por el presidente del país, Sebastián Piñera, para analizar la puesta en marcha en la región de un nuevo organismo llamado Prosur, con la asistencia esperada de países como Ecuador.

El dirigente oficialista advirtió de que iniciativas como Prosur «obviamente va a estar regida, fundamentalmente, no por conceptos de integración latinoamericana, sino particularmente por la ley de oferta y la demanda».

La reunión en sede de Gobierno tras la que el dirigente se pronunció sobre Unasur se celebró sin la asistencia del presidente, Evo Morales, ni del canciller de Bolivia, Diego Pary, de viaje oficial ambos en Europa.

Ecuador anunció que abandona Unasur, que tiene su sede en este país, por su falta de operatividad durante los últimos dos años, convirtiéndose en el séptimo país en menos de un año en suspender su participación, tras Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú.

El organismo nacido en 2008 con doce estados miembro queda ahora solo con Uruguay, Guayana, Bolivia, Surinam y Venezuela.

Unasur tiene desde 2015 en Quito la sede de su Secretaría General, pero desde 2017 el puesto está vacante, lo que generó una crisis en el organismo.

La sede del Parlamento de Unasur fue inaugurada el año pasado en la localidad boliviana de San Benito, pero este órgano no se reúne por diferencias entre sus miembros sobre su constitución

La crisis en la organización se inició en 2017 cuando los doce estados miembros no pudieron ponerse de acuerdo sobre un nuevo secretario general, que se agravó por los acordes disonantes sobre la crisis venezolana -sin que llegara a salir un sólo documento de posición bajo el membrete de la Unasur-, y entró en fase crítica cuando, en abril de 2018, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú, suspendieron su participación y financiación.

El miércoles, Ecuador le puso el penúltimo clavo al féretro de una organización en la que quedan como miembros activos Uruguay, Guayana, Bolivia, Surinam y Venezuela.