OIT pide al Gobierno diálogo tripartito sobre salarios, asegura la CEPB

OIT

La Comisión de Aplicación de Normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tras un largo debate en el que participaron delegados de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), del Ministerio de Trabajo y de la Central Obrera Boliviana (COB), estableció que el sector privado boliviano ha sido excluido por el gobierno de las consultas exhaustivas y en igualdad de condiciones, del proceso de fijación de salarios mínimos nacionales, establecido en el Convenio 131.

Al final de la sesión, la Comisión resolvió instar al Gobierno boliviano a que “i) proceda sin demora a llevar a cabo consultas exhaustivas de buena fe con las organizaciones de empleadores y de trabajadores sobre la fijación de salarios mínimos; ii) tener en cuenta, al determinar el nivel de salario mínimo, las necesidades de los trabajadores y de sus familias, así como los factores señalados en el artículo 3 del Convenio 131 (requerimientos del desarrollo económico, niveles de productividad y la conveniencia de alcanzar y mantener un alto nivel de empleo) y; iii) recurrir a la asistencia técnica de la OIT para garantizar sin demora el cumplimiento del Convenio en la legislación y en la práctica, y aceptar una misión de contactos directos de la OIT”.

La entidad internacional pidió además a las autoridades bolivianas que, “antes del 1° de septiembre de 2018, envíe a la Comisión de Expertos una memoria detallada sobre los progresos realizados en la aplicación de estas recomendaciones”.

Durante la plenaria, representantes de 12 países, entre ellos Paraguay, Uruguay, Egipto, Ecuador, India, Honduras, Bangladesh y México, intervinieron en la discusión y la mayoría recordó la obligatoriedad del cumplimiento del Acuerdo 131 y apoyó la demanda de los empresarios bolivianos de ser incluidos en el diálogo. El Ministerio de Trabajo y la COB participaron en varios momentos, pero no pudieron rebatir los argumentos de la delegación de la CEPB.

La Comisión consideró además que “el Gobierno tiene la obligación de crear y mantener condiciones que permitan consultas exhaustivas y la participación directa de la mayoría de los representantes de las organizaciones de empleadores y de trabajadores en todas las circunstancias, por lo cual insta al Gobierno a que adopte las medidas adecuadas para garantizar que la exigencia de consultas exhaustivas, se aplique, preferentemente de una manera bien definida, de común acuerdo e institucionalizada”.

Al respecto, el presidente de la CEPB, Ronald Nostas, al recordar que la demanda fue decidida por una Asamblea del sector y refrendada por el Congreso Empresarial de Santa Cruz, señaló que la decisión de la OIT confirma una vez más que el gobierno está incumpliendo el Acuerdo 131, ratificado por nuestro Estado. “La consulta exhaustiva o diálogo tripartito no es un capricho ni un deseo de los empresarios, sino un derecho, una necesidad y una obligación para el gobierno, porque es inaceptable, injusto e irracional que los aumentos se apliquen de manera arbitraria, abusiva y sin que los sujetos afectados sean escuchados”, señaló.

Asimismo, Nostas aclaró que esta decisión no implica que el sector pedirá la nulidad de los incrementos, porque en ningún momento se pretende afectar a los trabajadores que se han beneficiado con los aumentos. “Lo que exigimos es que el gobierno reconduzca la política de incrementos salariales, y adopte sin demoras el incumplimiento del Acuerdo 131 cuya omisión afecta cada vez más al sector empresarial privado”, concluyó.

Guillén: en estatutos de empresarios se desconoce recomendaciones de OIT

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Mario Guillén, dijo ayer que en el estatuto de los empresarios del país se desconoce las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), porque no establece la negociación de salarios con los trabajadores.

“La OIT lo que recomienda es que haya un diálogo entre los trabajadores y empleadores para llegar a un incremento salarial, pero no nos olvidemos que en parte de sus estatutos ellos determinan que no van a negociar con los trabajadores para el tema del incremento salarial. Ó sea dentro de los estatutos propios de las confederaciones de empresarios privados tienen sus artículos donde ellos desconocen el tema de la OIT”, explicó.

En cuanto a la posibilidad de entablar un diálogo tripartito (Gobierno, trabajadores y empresarios), el ministro de Economía dijo que el Ejecutivo continuará sosteniendo encuentros por separado con ambos sectores para establecer los incrementos salariales.

“En realidad lo que pasa es que los gremios de los empresarios siempre han dejado a las empresas la negociación de los incrementos salariales y obviamente en su momento la imposición de los incrementos salariales y por lo tanto nosotros vamos a seguir en esta política y en este caso hemos escuchado a los empresarios para determinar el porcentaje de incremento salarial y en ese entendido vamos a seguir escuchándolos y vamos a seguir conversando con los trabajadores”, sostuvo.