ONU insta a comicios transparentes en Bolivia en el día de derechos humanos

Las Naciones Unidas abogaron ayer, en el marco de la celebración de los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por un proceso electoral «transparente» y «democrático» en Bolivia, donde se cuestiona la candidatura a la reelección del presidente del país, Evo Morales.

«Esperamos que el país lleve a cabo un proceso electoral transparente, democrático y que sea lo mejor para el bienestar social, político de todas y todos los bolivianos», dijo a los medios el coordinador residente de la ONU en Bolivia, el colombiano Mauricio Ramírez.

El diplomático se refirió en esos términos tras ser consultado insistentemente por los periodistas sobre si la reelección indefinida del presidente Evo Morales es o no un derecho humano para el organismo internacional.

Ramírez sostuvo que «no estamos para comentar» asuntos que «han decidido» el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia, en torno a la habilitación del mandatario para las elecciones primarias y las presidenciales de 2019 en el país.

La candidatura de Morales fue habilitada la semana pasada por el tribunal electoral de Bolivia, al entender la mayoría de sus miembros que no pueden contradecir una sentencia del Constitucional, que en 2017 estableció la reelección indefinida en el país.

El Constitucional se basó en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, firmada por Bolivia, que da a un gobernante el derecho a ser elegido y al pueblo a elegirlo.

La decisión del órgano electoral agudizó las protestas en el país de la oposición y colectivos que demandan respeto a un referéndum que en 2016 negó a Morales, en el poder desde 2006, una reforma constitucional para eliminar el límite de dos mandatos consecutivos que establece la Constitución que él mismo promulgó.

Al respecto, Morales escribió este lunes en Twitter que ahora «la democracia está más fuerte que nunca, aunque la derecha trate de hacer creer lo contrario».

En otro mensaje, se refirió a la declaración de los Derechos Humanos y que en ese marco lo primero que hizo su Gobierno fue «devolverle la dignidad al pueblo boliviano» con base en los principios de igualdad y libertad.

Por contra, el expresidente boliviano y candidato a la presidencia por la alianza Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, afirmó en la misma red social que «los derechos políticos y civiles están en su peor momento» en Bolivia.

«La decisión del pueblo no es respetada, la Justicia está envilecida, la libertad de expresión, de asociación y de prensa están limitadas. Recuperar la vigencia de los DDHH -derechos humanos- es un imperativo», añadió Mesa.

El representante de Naciones Unidas alertó por otro lado que en Bolivia «hay que avanzar todavía» en la lucha contra la violencia hacia niñas y mujeres, aunque destacó los avances constitucionales y legales en la protección de derechos individuales y colectivos.

«Los feminicidios son de los actos que están minando a la sociedad boliviana», aseguró el coordinador.

Entre enero y septiembre de este año se han registrado 85 feminicidios y 18.576 casos de violencia familiar en Bolivia, según datos de la Fiscalía General del Estado.