OPEP aumenta producción de petróleo

Las perspectivas de los precios del crudo son inciertas tras la determinación de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), que ayer sábado, acordó aumentar la producción en más de 900 millones de barriles diarios para hacer frente al aumento de la demanda internacional. Al acuerdo se sumaron otros diez países petroleros, entre ellos Rusia. Las consecuencias de esta determinación pueden conducir a una baja en las cotizaciones.

Recordemos que a finales de 2016 la OPEP y una decena países no socios, establecieron un límite máximo de producción de un total de 32,5 millones de barriles diarios a fin de evitar la caída en los precios. Sin embargo, en la actualidad se está produciendo menos porque, por ejemplo, Venezuela no es capaz de cumplir con su cuota en medio de la grave crisis económica que sufre. En total 24 estados producirían más de 900.000 barriles diarios más con el nuevo acuerdo.

La decisión de aumentar la producción provocará posiblemente una caída en el precio del crudo, actualmente en alza, pero los países exportadores se beneficiarán de un mayor volumen de ventas. Los automovilistas y otros sectores del transporte también podrían acceder a combustible más barato en los países donde rige la libre oferta y demanda.

Según las estimaciones de los expertos en el mercado de los hidrocarburos, tomando las experiencias pasadas como base, en los próximos meses, si se mantiene el exceso de suministro, con una economía mundial rezagada, y sin intención por parte de los países miembros y no miembros de la OPEP de reducir la producción, podría generarse un impulso de adquisiciones y fusiones entre grandes y pequeñas empresas petrolíferas. Incluyendo compañías de petróleo de esquisto, lo que tendría como efecto una bajada de los precios del petróleo y una caída de los ingresos.

El acuerdo del sábado fue alcanzado luego de manifiestos desacuerdos entre los miembros del grupo ampliado de países productores. Por una parte, Arabia Saudita y Rusia impulsan el incremento de precios mientras Irán, plantea estabilidad, debido a que no puede aumentar sus exportaciones por sanciones impuestas por Estados Unidos.

Las previsiones de los analistas señalan que, tras el anuncio, inicialmente se podría producir un aumento de precios, como ocurrió el viernes pasado, cuando los mercados, apenas anoticiados de la posibilidad del acuerdo, el petróleo Brent subía casi un 3%, alrededor de 75 dólares, mientras que el WTI, de referencia en Estados Unidos, se cotizaba al alza alrededor de 67 dólares.

El pacto de la OPEP logró en los últimos dos años que el precio del crudo se recupere llegando en promedio cerca de los 70 dólares, después de una caída que dejó el precio del barril en menos de 30 dólares, generando una crisis en los países productores. Para Bolivia es vital que exista estabilidad en las cotizaciones internacionales del petróleo, que son base para el precio del gas natural.

Con el aumento exponencial de la producción de gas de esquisto existe el riesgo de una competencia que antes no existía, ya que los enormes volúmenes que produce Estados Unidos buscan mercados en todo el mundo, y en Sudamérica y ya tienen su cabeza de playa en Chile, y avanzadas expectativas en Argentina y Brasil. De todas maneras, no se debe descartar que el aumento de oferta de petróleo dispuesto por la OEP, haga bajar las cotizaciones, y sus efectos repercutan en los precios que Brasil y Argentina pagan por el gas boliviano.