Oposición venezolana denuncia desidia en estado petrolero sumido en apagones

EFE

La oposición venezolana denunció la negligencia del Ejecutivo en el estado Zulia (oeste, limítrofe con Colombia), una región rica en petróleo que registra apagones a diario y padece casi más que cualquier otra entidad federal los embates de la crisis económica nacional.

La Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría opositora, culpó este martes al Gobierno de Nicolás Maduro por esta situación y señaló que en esta zona del país, donde la temperatura promedio es de 28 grados centígrados, se registran cortes eléctricos de hasta 36 horas.

El presidente del Legislativo, Omar Barboza, dijo que en el estado Zulia, de donde es natural, se deben organizar protestas de ciudadanos que hagan “valer sus derechos” para generar un “cambio político que es el requisito previo a la solución de estos problemas tan graves”.

Durante un debate al que como de costumbre solo asistieron diputados antichavistas se aconsejó al Ejecutivo que pida ayuda a expertos para atender la problemática y adiestrar nuevos ingenieros y técnicos de la estatal Corpoelec (adscrita al Ministerio de Energía Eléctrica).

Los legisladores aseguraron que miles de trabajadores eléctricos dependientes del Estado, que es el principal prestador de energía eléctrica, han abandonado sus puestos de trabajo en el último quinquenio debido a los sueldos que se hacen insuficientes en medio de la hiperinflación y para emigrar a otras naciones.

Según la diputada Nora Bracho la mitad de los comercios y empresas del Zulia se encuentran cerradas por la falta de electricidad, lo mismo que la red hospitalaria, que se encuentra “prácticamente en parálisis total”.

Entretanto, el legislador Juan Pablo Guanipa afirmó que el principal problema eléctrico de la rica región petrolera es la generación de energía, puesto que solo se produce el 10 % de los 1.900 megavatios que necesita el estado pese a tener una capacidad instalada superior.

Al respecto, el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, reiteró que el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) ha recibido varios ataques y que este sabotaje, atribuido a los detractores de Maduro, es la causa de los apagones en la entidad fronteriza.

Explicó que su cartera está trabajando “las 24 horas” del día para “estabilizar el sistema” en el Zulia que, remarcó, ha registrado 11 ataques en los últimos meses, de los cuales resultaron quemadas ocho estaciones eléctricas.

Motta Domínguez negó la “desinversión” en el sector que denuncian sindicatos y opositores, y reiteró que la culpa de las fallas no residen en la llamada revolución bolivariana sino en “intereses políticos” adversos.

“No podemos castigar a los zulianos solo por hacer quedar mal al Gobierno”, dijo el ministro desde Maracaibo (capital del Zulia) mientras responsabilizaba a la oposición política por las fallas y tras invitar a los diputados a visitar la entidad para que comprueben los trabajos que adelanta su cartera.

Sobre la crisis, el ingeniero Winston Cabas, que acudió este martes a la Cámara para hacer un diagnóstico del SEN en los estados del oeste del país, señaló que los problemas son estructurales y progresivos.

Según el experto, los cortes prolongados de electricidad van a llegar a los estados vecinos y luego a otras regiones del país suramericano que ya registran apagones a diario pero no de la duración que padece el Zulia.

Medios locales han dado cuenta este martes de fallos eléctricos en al menos cuatro estados de Venezuela que, en la misma medida, enfrentan el desabastecimiento en supermercados y farmacias, la inseguridad, el deterioro de todos los servicios públicos y una inflación diaria de 2,8 %.

En medio del éxodo de venezolanos que huyen de la crisis, la condición de estado limítrofe ha sido una pequeña ventaja para el Zulia, a donde llegan desde la vecina Colombia algunos de los productos que escasean en Venezuela bajo el Gobierno de Maduro.