Padres de familia piden mejoras y seguridad en colegios

APG

Cientos de padres de familia del macrodistrito Periférica tomaron ayer las calles de la ciudad de La Paz y cercaron la Alcaldía en protestaron por las deficiencias en las infraestructuras educativas, falta de seguridad y por una mejor dotación del desayuno escolar. Afirmaron que el burgomaestre Luis Revilla carece de capacidad para atender esos temas.

La movilización numerosa de padres de familias que cercó los predios del Palacio Consistorial, donde funciona la comuna paceña, demandó mobiliarios escolares, seguridad, mejoras en aulas y una mejor dotación del desayuno escolar.

«Esto es intolerable. Cuando el alcalde asumió el cargo nos ha prometido muchas cosas, pero ahora vemos que no tiene la capacidad de atendernos, nuestros hijos están desamparados», sostuvo el presidente de la Junta Escolar de la unidad educativa «Flora Pérez de Saavedra», Raúl Ríos.

Los padres que representaban al menos 50 centros educativos del macrodistrito de Periférica llegaron hasta las puertas de la alcaldía paceña donde exigieron una audiencia con Revilla, e intentaron rebasar en medio de gritos u empujones, a los uniformados que resguardan el lugar. Esa intención fue frenada por los efectivos.

La protesta estuvo acompañada por petardos y estribillos en contra de Revilla, y llegó a tal grado que efectivos de la UTOP intervinieron para resguardar los predios municipales.

«Estamos en malas condiciones, nos han prometido ampliar los cursos porque hay más de 1.000 estudiantes en el colegio, tenían que darnos nuevos pupitres para nuestros hijos, pero ni eso han cumplido; los baños están oxidados, no hay condiciones en las escuelas», aseveró Ríos.

Asimismo, explicó que desde hace tiempo los padres de familia solicitaron cámaras en las unidades educativas y no recibieron ninguna respuesta, hecho que atenta contra la seguridad de sus hijos.

El dirigente denunció que los estudiantes reciben el desayuno escolar en «mal estado», al extremo que el martes les entregaron huevos duros en descomposición, lo que podía ocasionarles infecciones estomacales.

«Son niños de cuatro a cinco años hasta 12 a 13 a los que se les está vulnerando su seguridad, su salud, su derecho al estudio en buenas condiciones», acotó.

Pidió al Gobierno nacional intervenir y fiscalizar el trabajo de la Alcaldía de La Paz en el ámbito educativo, ya que se evidencia un «total abandono» de las unidades educativas.

Reprochó también que la mochila escolar que es entregada cada año a los estudiantes es de «muy baja calidad» material que fue destrozado en puertas de la comuna en señal de disconformidad.