Panamá y Túnez abordan su despedida

EFE

Las selecciones de Panamá y Túnez abordan este jueves, en el Mordovia Arena de Saransk, su despedida de Rusia 2018 en un duelo intrascendente para la configuración de los octavos de final y con el objetivo único de inaugurar su relación de puntos en la tabla.

Tanto centroamericanos como tunecinos quedaron en evidencia en los duelos contra Inglaterra y Bélgica. En ningún caso cuestionaron la condición de favoritos de este dueto europeo que pujará en esta última sesión por el liderato del cuarteto.

Sin embargo, no es un asunto menor para Panamá el choque ante Túnez. Para el conjunto canalero, uno de los dos debutantes en un Mundial, el partido ante el conjunto norteafricano es la gran oportunidad para no abandonar Rusia de vacío y ahondar un poco más en la historia de su fútbol.

El conjunto del colombiano Hernán Darío “Bolillo” Gómez pretende sumar sus primeros puntos mundialistas. Es un aliciente sonoro para un país que quiere crecer y hacerse un hueco entre los inquilinos frecuentes de la competición.

Panamá, que ya dio un paso con su primer gol anotado por Felipe Baloy contra Inglaterra, no ha decaído en su ilusión a pesar de los duros reveses encajados ante los dos equipos europeos del grupo.

Consciente de su situación y de sus limitaciones actuales ha asumido su estreno en el evento como un primer paso, un tránsito sobre todo experimental para las generaciones venideras.

En el plano deportivo, el técnico ha demostrado no ser amigo de cambios. En los dos partidos anteriores el Bolillo ha empleado el mismo once inicial. Y posiblemente lo haga una vez más en el envite frente a Túnez a pesar de la idea de poner sobre el césped un planteamiento más ofensivo para buscar de forma decidida la victoria.

De las opciones que maneja el preparador colombiano se ha caído el delantero Ismael Díaz. El jugador del Fabril de España se lesionó en la sesión del martes. Sufre un golpe en la pierna derecha y es baja segura para el partido. Es la única ausencia del combinado panameño.

Jaime Penedo es un fijo en la meta y Michael Murillo, Román Torres, Fidel Escobar y, Erick Davis están asentados en la zaga; Gabriel Gómez, Anibal Godoy, Armando Cooper y Edgar Bárcenas han jugado los otros encuentros en el centro del campo mientras que José Luis Rodríguez y, sobre todo, Blas Pérez suelen ser los hombres más adelantados.

Una notable carga emotiva acompaña el enfrentamiento contra el conjunto tunecino. Además de suponer una despedida en su aventura mundialista con toda la carga emocional que ello conlleva, el adiós canalero de Rusia será en ‘casa’. El partido será en el Mordovia Arena de Saransk, la ciudad donde se ha alojado el plantel de el Bolillo y compañía a lo largo de la competición. Llegó al Centro Olímpico de esta localidad el 7 de junio. Ahora enfila su despedida.

Túnez afronta el partido con la ambición de repetir la victoria lograda en 1978 frente México, la única que ha conseguido en un Mundial y la primera lograda por una selección africana en una fase final de la copa del mundo.

Y con la necesidad de tratar de lavar la imagen tras la goleada sufrida ante Bélgica en la segunda jornada del grupo, en la que el equipo norteafricano dejó una mal imagen, frágil en defensa, blando en el centro del campo e inoperante en ataque.

Una actuación muy alejada de la que presentó en el primer choque, frente a Inglaterra, en el que “las Águilas de Cartago” supieron desactivar la estrategia inglesa y controlar el partido hasta el final, momento en el que una jugada mal defendida les condenó a una triste derrota.

En el terreno estrictamente deportivo, no se esperan demasiados cambios en un once que parece ya más pendiente del mercado que esta Copa del Mundo, en la que Túnez no ha tenido suerte y se ha visto lastrada con las lesiones.

Nabil Maaloul podría inclinarse por dar al portero y capitán, el experimentado Ayman Mathlouli, la oportunidad de jugar un partido del mundial, que a sus 33 años ya podría ser el primero y último de su carrera.

También podría innovar un centro de la defensa, después de que sus dos centrales titulares hubieran de retirarse por lesión durante el partido frente a Inglaterra.