Papa Francisco consagró a Toribio Ticona como cardenal

ABI

El papa Francisco consagró ayer al monseñor Toribio Ticona como cardenal de Bolivia, junto a 13 obispos de otros países, y recordó a las nuevas autoridades de la Iglesia Católica que servir a Cristo es la mayor “condecoración” de esa religión.

Tras esa ceremonia, Ticona se convirtió en el segundo cardenal nacido en Bolivia, después de Julio Terrazas, quien falleció a finales de 2015 luego de luchar contra un proceso infeccioso pulmonar.

El también obispo indígena Ticona, nació en Potosí y fue elegido en mayo como nuevo cardenal de Bolivia.

Según el portal de la Conferencia Episcopal Boliviana, la nueva autoridad de la Iglesia Católica fue lustrabotas, canillita, minero y alcalde del municipio de Chacarilla, en el departamento de La Paz.

El Sumo Pontífice, en el Consistorio Ordinario Público en la Basílica de San Pedro del Vaticano, donde se desarrolló el acto, dijo que el servicio cardenalicio cobra vida “en el hambriento, en el olvidado, en el encarcelado, en el enfermo, en el tóxico-dependiente, en el abandonado, en personas concretas con sus historias y esperanzas, con sus ilusiones y desilusiones, sus dolores y heridas”.

“La única autoridad creíble es la que nace de ponerse a los pies de los otros para servir a Cristo. Es la que surge de no olvidarse que Jesús, antes de inclinar su cabeza en la cruz, no tuvo miedo ni reparo de inclinarse ante sus discípulos y lavarles los pies. Esa es la mayor condecoración que podemos obtener”, dijo Francisco.

Además, aseguró que, sólo actuando de esta manera, “la autoridad del pastor tendrá sabor a Evangelio, y no será como “un metal que resuena o un címbalo que aturde” y exhortó a los 14 cardenales a consagrar su labor a favor de los más necesitados y no sentirse nunca superiores.

Según la agencia Prensa Latina, al menos tres de los 14 purpurados superan los 80 años de edad, entre ellos Ticona, por lo que no podrán ser electores en un eventual cónclave.