Pasividad irresponsable

En forma recurrente nuestro país sufre graves daños en la época de lluvias, y hasta ahora poco se hace para prevenir y enfrentar situaciones de desastre. El declarar zonas de emergencia es poco menos que reconocer la impotencia para dar soluciones duraderas a un problema que no es nuevo y que se presenta todos los años. Lamentablemente es deficiente la labor de prevención y la capacidad de dar respuestas rápidas, mientras los riesgos son cada vez mayores.

Existen carreteras que constantemente tienen problemas en los mismos sectores en los que se ha gastado cuantiosas sumas en reparaciones que no duran nada. El desastre de Caranavi que dejó al menos 15 personas fallecidas, varios heridos y algunos desaparecidos, ofrece testimonios inapelables de la escasa capacidad de reacción inmediata frente a desastres. Lo peor es que las lluvias arrecian se ha inundado grandes extensiones en Beni y hay desbordes en varios ríos del norte, centro y sur del país.

Frente a esta realidad la posición crítica de la ciudadanía es respondida haciendo campaña política con el dolor ajeno. La tardía reacción de las autoridades ha sido deplorada tanto desde la oposición como desde el oficialismo, además de la población que se siente abandonada a su suerte. Diputados opositores y oficialistas coinciden en que se ha demostrado ineficiencia y se ha dado inadecuada atención frente a la magnitud de la tragedia. Se deploró que Defensa Civil, haya reaccionado tardíamente y sin los equipos necesarios. El senador Arturo Murillo, observó que faltaron medidas de prevención y auxilio al momento del rescate, como ser helicópteros que se adquirieron para este tipo de eventualidades. Preguntó dónde están los helicópteros que se adquirieron para este tipo de emergencias. Recordemos que en el voraz incendio den Tarija el año pasado ocurrió lo mismo.

La diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS), Concepción Ortiz, afirmó que Defensa Civil no tuvo una reacción inmediata y de ayuda; y que envío a los soldados sin ningún tipo de equipo. “Tenemos que ser sinceros y autocríticos”, dijo la parlamentaria del oficialismo. Los transportistas de los Yungas deploraron que el mantenimiento de la carretera sea inadecuado. El dirigente Edson Valdez, informó que como transportistas habían advertido a la empresa Royal S.R.L. que está trabajando la carretera Santa Bárbara, Caranavi Quiquibey, que había derrumbes. Dijo que se les avisó el viernes “pero no hicieron caso, y ahora se está lamentando muertes”. La ciudad de Caranavi, y varias otras comunidades aledañas quedaron aisladas a consecuencia del deslizamiento y las lluvias. En las últimas horas también quedó sin el suministro de agua potable, sin combustible y tampoco hay los suficientes medicamentos en los hospitales, según informó el alcalde de Caranavi, Daniel Paucara. El gobierno está llevando apoyo hasta Alto Beni para de allí asistir a las zonas afectadas.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) informó ayer que se declaró alerta roja y naranja en los departamentos de Cochabamba, Beni, La Paz, Potosí, Chuquisaca, Tarija y Pando, porque se prevé posibles desbordes de ríos por las intensas precipitaciones pluviales. Se explicó en un comunicado que “se declara alerta roja cuando el nivel de los ríos alcanza alturas críticas que hacen inminente el desborde, o cuando ya se ha iniciado la inundación”.

El director General de Emergencias y de Auxilio del Viceministerio de Defensa Civil, contralmirante Javier Ayllón, informó que es difícil por el momento dar una cifra cerrada de municipios afectados, porque día que pasa sube el número. Las autoridades conocen perfectamente la vulnerabilidad del país, más aún cuando los pronósticos internacionales han alertado sobre el fenómeno climatológico de El Niño que ya se siente en el país. Recordemos que, en diciembre pasado, al finalizar el año, el ministro de Defensa Javier Zavaleta anticipó que las regiones de Cochabamba, Beni y el norte de La Paz son las zonas más vulnerables, y además, advirtió que desde enero hasta mediados de marzo de 2019 se registrarán mayor cantidad de lluvias.

Las lluvias e inundaciones no son un fenómeno extraño en el país, y sus efectos se repiten todos los años con mayor o menor intensidad. Es un fenómeno recurrente para el que deberíamos estar preparados, lamentablemente los esfuerzos del país se dirigen hacia otras cosas. Se ha ignorado la recomendación de los organismos internacionales de prepararse para situaciones de emergencia, y contar con todo lo necesario para una Respuesta Rápida e Inclusiva, como clave ante desastres naturales. La pasividad es irresponsable y casi suicida, frente situaciones previsibles por lo recurrentes.