Precarios acuerdos en grupo G-20

Ha concluido en Buenos Aires la reunión cumbre mundial G-20, grupo que reúne a los países más industrializados del planeta, y que tienen mucho que ver con los éxitos o fracasos de la economía global. El grupo de los 20 acordó un documento de concusiones pobre, pero que por lo menos mantiene las bases del acuerdo de París, para trabajar en evitar que aumente el calentamiento global, aunque EE.UU. mediante el presidente Donald Trump, mantuvo su posición de apartarse del acuerdo de París.

El presidente argentino Mauricio Macri, anfitrión de la reunión del G20, realizada por primera vez en Sudamérica, dijo que los gobernantes se pusieron de acuerdo en un comunicado que refleja “la necesidad de revitalizar el comercio y la Organización Mundial de Comercio (OMC), y también en la preocupación por el cambio climático». En referencia al clima, según el diario Clarín de Buenos Aires, Macri dijo que la Cumbre ratificó “la preocupación de todos por el cambio climático. Pero Donald Trump, según el punto 21 de los 31 temas del acuerdo, señaló que los Estados Unidos “reiteran su decisión de retirarse del Acuerdo de París, y afirman su fuerte compromiso con el crecimiento económico y el acceso a la energía y a la seguridad, utilizando todas las tecnologías y fuentes de energía, a la vez que se protege el medio ambiente”.

La guerra comercial entre EE.UU. y China dejó permanentemente su sombra en la reunión, frente a sus efectos sobre la economía global. El documento de la Cumbre incluye una mención a la necesidad de limitar la producción de acero. Este último punto perjudica a China, que desde hace décadas inunda el mundo con acero de sus fábricas.

El punto 27 deja por escrito la necesidad de reformar la OMC y se argumenta que “el comercio internacional y la inversión son motores importantes del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleos y el desarrollo. Reconocemos la contribución que el sistema multilateral de comercio ha hecho para ese fin. Actualmente, el sistema no está cumpliendo con sus objetivos y hay margen de mejora. Por lo tanto, apoyamos la reforma necesaria de la OMC para mejorar su funcionamiento. Revisaremos el progreso en nuestra próxima Cumbre”, señala.

El presidente Macri destacó algunas concusiones, señalando que “la revolución tecnológica nos ha puesto en un gran desafío sobre el futuro del empleo. Pero justamente ya no puede estar más separado de la educación y la vitalidad que tiene que tomar la capacitación permanente», aseguró el Presidente en su discurso final, y también agregó: “Otra cosa que ya nadie discute, que ya hemos internalizado y avanza en la agenda de cada uno de nuestros países es el empoderamiento de las mujeres. Se ha transformado en un hecho central, no sólo como un hecho de justicia sino como una oportunidad de desarrollo para todos nuestros países”.

La importancia de esta reunión radica en que es imprescindible que las grandes potencias sean las que más trabajen por proteger el medioambiente, porque a su vez han sido y son las que más daño provocan al planeta. En el curso de la reunión hubo varias reuniones bilaterales entre los presidentes y gobernantes. Una de las reuniones fue entre Trump y Macri, en la que se comprometieron a “enfrentar los desafíos regionales”, conversaron sobre la situación en Venezuela.