Presentan la guía Comunicar para vivir con diversidad

ABI

Se presentó ayer la guía: Comunicar para vivir con diversidad, encaminada a posicionar un lenguaje de respeto hacia la comunidad LGBT en la sociedad y los medios de comunicación.

La guía para medios de comunicación busca explicar conceptos sobre las diversas orientaciones sexuales y frenar el uso de un lenguaje que asocia estas identidades con una enfermedad o el pecado.

“Comunicar para vivir con Diversidad” es un material para orientar a los medios en el manejo de los conceptos de las identidades sexuales, explicó el activista del colectivo de Transexuales, Lesbianas, Gais y Bisexuales (TLGB), David Aruquipa.

Aruquipa señaló que se trata de un “documento orientador” para no meter a todos “en el mismo saco” y diferenciar cada inclinación respetando “sus vidas y también sus identidades”.

La redacción del documento fue impulsada por el Ministerio de Comunicación y su contenido consensuado a nivel nacional con las distintas organizaciones del colectivo, indicó Aruquipa.

El activista señaló que el texto es también producto “de un análisis de los medios de comunicación” que, a su juicio, en algunos casos “siguen reforzando” discursos históricos que vinculan la homosexualidad con una enfermedad o el pecado.

Cuestionó que en algunas situaciones se maneje el asunto como una “anormalidad” o, en el caso de la población transexual, como un “transtorno de género” siendo que algunas instancias internacionales han declarado erróneas esas interpretaciones.

Agregó que esto hará posible que los asuntos de interés para esta población se reflejen en los medios bolivianos más allá del Día del Orgullo TLGB, o el casual episodio de crónica roja que implique a un miembro del colectivo.

Por su parte, durante el lanzamiento de la guía, la ministra de Comunicación, Gisela López, afirmó que ese documento es muestra del trabajo por la garantía de los derechos humanos en Bolivia en el marco de la revolución democrática cultural iniciada en 2006.

La base de esta visibilización y de estas conquistas es la Constitución Política del Estado, precisó.

De acuerdo con López, esto se debe a que la carta magna no es producto de consultorías encerradas, sino resultado del activismo de todos los sectores de la sociedad boliviana.

Igualmente, recordó como hace más de 15 años la comunidad LGBT era víctima de actos de repudio y de violencia verbal, situación que ha cambiado en la última década.

Aún queda mucho por hacer, pero tenemos un marco constitucional que nos ha permitido llegar hasta aquí. Las deudas pendientes tienen que ver con la sociedad y los medios de comunicación, señaló.

La ministra consideró necesario erradicar de los medios las representaciones humorísticas, grotescas y estigmatizadoras del colectivo de diversidades sexuales y llamó a la sociedad a seguir pujando por el respeto a sus derechos.

Precisó, además, que para alcanzar este objetivo debe existir una fusión entre el Estado, las organizaciones sociales y las instituciones que trabajan derechos humanos.

En este sentido, reconoció la importancia de la guía presentada en esta jornada.

Es un instrumento muy valioso. No es un invento del gobierno o de los activistas. Tiene una base conceptual relacionada con los derechos humanos universales, con cómo se trabaja a nivel internacional y cuál es la realidad nacional, concluyó.