Putin defiende el uso de la fuerza por los guardacostas rusos en el mar Negro

Kremlin

El presidente ruso, Vladímir Putin, defendió el uso de la fuerza por parte de los guardacostas rusos en el mar Negro, donde apresaron el domingo tres buques de la Armada ucraniana e hirieron a tres de sus tripulantes, y aseguró que, si hubieran actuado de otra forma, habría que “llevarlos a juicio”.

“¿Cómo deberían haber actuado? Si ellos hubieran actuado de otra forma, habría que haberlos llevado a todos a juicio. Cumplieron su deber militar”, dijo Putin durante un foro económico.

Putin aseguró que los barcos ucranianos violaron las aguas territoriales rusas e ignoraron las demandas de los guardacostas rusos, que cumplieron “sus funciones legales de defensa de la integridad territorial la Federación Rusa”.

“No se sabía qué se proponían hacer. Mientras no respondían a las demandas de nuestros guardias fronterizos tomaron rumbo fijo hacia nuestro puente”, dijo, en clara alusión a los supuestos planes de organizar una provocación en el puente de Crimea inaugurado por el jefe del Kremlin en mayo pasado.

Y subrayó que las aguas territoriales donde los buques ucranianos cometieron la provocación “siempre” fueron rusas, incluso antes de la “reunificación” de la península con Rusia.

Al mismo tiempo, Putin describió lo ocurrido de “incidente fronterizo” y negó que puede hacerse un paralelismo con lo ocurrido en la península en marzo de 2014, cuando Rusia se anexionó ese territorio.

“Esa fue otra historia, más grande. Al igual que la terrible guerra civil en Ucrania…Y entonces no se introdujo ningún estado de excepción y ahora hay un pequeño incidente en el mar Negro y se declara”, apuntó.

A su vez, acusó al líder ucraniano, Petró Poroshenko, de provocar a Rusia en el mar Negro para salir reelegido en las elecciones de marzo de 2019.

“El incidente en el mar Negro fue provocación organizada, sin lugar a dudas, por las autoridades, incluido el actual presidente en vísperas de las elecciones presidenciales en Ucrania en marzo del próximo año”, afirmó.

En alusión a las encuestas que colocan a Poroshenko como el “quinto candidato” en las preferencias de los votantes ucranianos, dijo que “podría no pasar ni siquiera a la segunda vuelta”.

Por eso, agregó, Poroshenko debía “hacer algo para caldear la situación y crear obstáculos insuperables para sus rivales, especialmente de la oposición”.

Repitiendo los argumentos del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), Putin aseguró que entre los tripulantes de los buques atrapados había agentes del Servicio de Seguridad de Ucrania.

“Hay señales claras de que era una provocación preparada de antemano precisamente para utilizarla como excusa para declarar el estado de excepción”, explicó.

En conversación telefónica Putin instó ayer a la canciller alemana, Angela Merkel, a persuadir a Kiev para que no dé más pasos “irreflexivos”, al tiempo que advirtió que “toda la responsabilidad” por lo ocurrido y los riesgos que conlleva recaen en las autoridades ucranianas.