¿Qué dirá Evo a Barón que mintió?

Dr. Gonzalo Torrez M.

El Presidente del Senado afirmó que habló con la Presidenta del Tribunal Supremo Electoral “por teléfono” y “había consensuado con ella” determinados artículos y fechas de aplicación de la Ley de Organizaciones Políticas. La Dra. Katia Uriona, enfáticamente negó la audaz versión y postura del representante por Chuquisaca, afirmando “que no había conversado por teléfono con el senador Barón”, poniendo en situación embarazosa a quien posiblemente la haya considerado inferior en jerarquía a la Presidenta del TSE, demostrando además tener extraordinaria capacidad para “mentir en forma pública” y callar ante la reacción de la aludida.

Es de imaginar el daño que causó al presidente Evo, quien durante su gira territorial, va pidiendo se apruebe una “Ley contra la mentira”. De aprobarse la norma, uno de los primeros a ser procesados tendría que ser Barón, el caso es infraganti, la Dra. Katia en forma pública acalló a quien, a falta de hidalguía, por decoro debe presentar excusas, disculpas, al pueblo de Bolivia y por ende a la Presidenta del TSE. Con un militante del MAS que quizá se siente “de sangre azul” y le “metió nomás”, que no le importó que la población considere un adorno a la dama, el Gobierno queda muy mal.

Qué estarán diciendo los aymaras, quechuas, tupi guaraníes y de las otras nacionalidades del Estado Plurinacional ante la exclusión, atentado contra el derecho de género y equidad?

Mejor será que el presidente Evo y el vicepresidente Álvaro, se dediquen a gobernar este último año para que sus militantes, como el caso del senador Barón, no se salgan de los límites de tolerancia, respeto a la dignidad de las personas y como servidores públicos pongan todo su esfuerzo, capacidad, en favor del bien común

Un jalón de orejas no le vendría mal al que alucinó haber hablado “por teléfono” con la Presidenta del Tribunal Supremo Electoral. De oficio el Ministerio Público tendría que iniciar acción penal para investigar quién se hizo pasar en el teléfono como la “Presidenta del TSE”.

Por lo acontecido debe anularse los artículos “consensuados según Barón” y retrotraer el análisis de Organizaciones Políticas, hasta el artículo que mereció aprobación, de lo contrario todo lo obrado en la Cámara de Senadores puede ser demandado como nulo de pleno derecho.