¿Qué ganan los choferes al jubilarse?

Gonzalo Torres M.

Resulta un paradigma que para contrarrestar las movilizaciones de la ciudad de El Alto se haya tenido que recurrir a los choferes con el argumento que se les entregaría un decreto que les favorezca para su jubilación y sea mediante el pago en las gasolineras por consumo de gasolina y otros carburantes.

Es decir, que los propios dueños de vehículos de transporte público serán encargados de los depósitos para que se jubilen ellos o sus asalariados.

Ya surgieron voces disidentes en Santa Cruz, pues el dirigente Guerrero señaló que el transporte urbano, interdepartamental y departamental, rechaza esa forma de jubilación, porque en lugar de ser por placa registrada hecha conocer por autoridades de Tránsito o de las Alcaldías y se depositaria en una cuenta que será administrada por el ministerio de hidrocarburos, se debía haber socializado la idea, tampoco se convocó a una asamblea nacional para determinar sobre el tema, expresando que lo mejor es que se otorgue el beneficio a quien presente su cédula de identidad y constancia de trabajo.

Solicita que la Confederación de Choferes convoque a una asamblea para decidir al respecto.

El tema es árido, connota artilugios y que en los hechos no parece que podría beneficiar en grado sumo a las personas a jubilarse, sobre todo de 65 años para delante.

La pregunta es: por qué depositar dineros propios a las gasolineras para que estas lo empocen a una cuenta que sería administrada por el Ministerio del ramo, por años, hasta mientras se determine la nómina de quienes se jubilen?, acaso no era mejor que ellos abran su cuenta en la banca nacional y lleguen a un acuerdo, para que mientras dure el término para acogerse a la jubilación, dichos dineros ganen intereses, los cuales irían en beneficio de los agremiados?.

Cuál el verdadero motivo para que sea el Ministerio de Hidrocarburos o una de sus dependencias las que acojan en sus cuentas bancarias los depósitos y cuánto de interés bancario pagarán?.

Lo interesante y que llama la atención es que los propios propietarios de vehículos de transporte de pasajeros serán los depositantes para después de varios años jubilarse y llegar a cobrar, como se dijo, una suma de Bs 750, pero no hicieron conocer si esos montos conllevarán intereses y que estos también beneficiarán a los interesados.

El objetivo parece era llevar a los choferes a la Plaza Murillo para que aplaudan el decreto mientras en el Alto se producían las manifestaciones de la UPEA y Fejuve.

Durante muchos años, en la época neoliberal, los choferes tenían ciertas gabelas, como el de beneficiarse con la importación de repuestos, motores, llantas y partes de los vehículos, mediante alguna dispensación arancelaria.

En los últimos años la internación de motorizados vía Arica a La Paz y otros departamentos se acrecentó, al extremo que las calles se ven congestionadas por esa clase de vehículos, la ciudadanía considera que es posible que de aquí a unos dos años más no se tenga que utilizar vehículos, sobre todo para ingresar a los centros de las capitales, sino bicicletas, para no verse en situaciones de estrés por las manifestaciones y paros, congestionamiento de automotores y las multas por infracciones según la óptica de ediles y de tránsito.

Recibido los aplausos, que más pasó?, acaso sirvió para frenar las movilizaciones alteñas?, como se constata la concentración de choferes paso desapercibida, pues la UPEA y organizaciones de El Alto continúan con su medida de presión.

Sobre la temática se debería demostrar con documentación qué clase de seguro social privado se implementará y quienes fiscalizaran los dineros y la forma de pagos que los beneficien.