Qué se intenta con la confrontación social

Javier Albarracín

Al parecer algunos integrantes del Gobierno están interesados en generar conflictos por cuanto no atienden en forma oportuna los planteamientos sociales.

El caso de la UPEA se radicalizará con el apoyo de sectores campesinos, porque mientras se pregona que se convoca a dialogar se intentó dividir la cohesión que mostraba la población alteña al extremo que un dirigente de una de las Fejuve, Ramírez, fue declarado “traidor al movimiento universitario”, dicho ciudadano tuvo que volver al cauce de los reclamos, desmintiendo se hubiera desmarcado de las peticiones de mejor presupuesto.

Sobre llovido mojado, en la fecha los médicos ingresan en paro de 24 horas porque no se cumple un acuerdo firmado con el Ministerio de Salud y se intenta forzar a que no se otorgue ítems, equipamiento de los hospitales estatales y por el contrario se destituye a quienes liderizaron la marcha de los mandiles blancos que se opusieron, junto a otros sectores, al Código de sistema penal, logrando, luego que fue promulgado por el Presidente Morales, sea abrogado por quienes lo aprobaron y quedaron marcados en las páginas de la historia como legisladores que firmaron con la mano sin chistar menos observar artículo por artículo cuando estaba en proyecto y borraron con el codo, norma que no fue debidamente socializada antes de llevarlo ante el pleno congresal.

Los ciudadanos de a pie se preguntan, cuál es la intencionalidad de los Ministros renuentes a cumplir lo que pregonan. Los pacientes se ven perjudicados y muchos, por culpa de los servidores públicos del área, padecerán haciendo fila en los nosocomios sin la esperanza inmediata de que alguien acuda a calmar sus dolencias.

Eso de que se afectaría al principio de autoridad y el Presidente del Estado no haga conocer opinión del por qué no quiere recibir a los miembros de la comunidad docente administrativo estudiantil de la UPEA, coloca al Gobierno en difícil situación ante la colectividad nacional.

Sumado a ello se demuestra que hubo un ardid en el caso de la detención de un subteniente de la policía, quien después de dos días dijo no ser culpable del disparo al universitario alteño.

Acaso podría ser otro error inducido al ministro Romero, que en presencia de otros servidores públicos afirmó que Casanova era con certeza el autor del delito cometido contra Jonathan?.

Quiénes al interior del esquema gubernamental están interesados en que las cosas se compliquen y que ocasionarían situaciones impredecibles, toda vez que los universitarios se sienten burlados en su buena fe.

Lo aconsejable es que el presidente Evo Morales Ayma, que dijo gobernará “obedeciendo al pueblo”, reciba a dirigentes de la UPEA, rector y universitarios, en Palacio de Gobierno y llame la atención a un tal ciudadano García de su partido, que sin mostrar alguna coherencia en lo que dijo y no sabe cómo probar, lanzó la piedra que “el primer mandatario puede ser objeto de atentado contra su vida”, santo Dios a qué extremo está llegando los hechos, es una forma de señalar que el Gobierno pierde apoyo popular.