Rada: La Iglesia católica debe unir, no dividir ni confrontar a bolivianos

ABI

El ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, a través de una carta dirigida al secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Aurelio Pesoa, pidió a la Iglesia católica no generar divisiones ni confrontaciones en el país.

Rada, respondió a declaraciones de monseñor Ricardo Centellas en sentido de que la Iglesia debe unir, no dividir ni tampoco confrontar a los bolivianos.

“La labor de la Iglesia Católica es unir a la familia boliviana, por encima de las diferencias momentáneas. No es parte de la misión pastoral de la Iglesia Católica fomentar las divisiones y menos las confrontaciones entre bolivianos”, afirmó en la misiva que dio lectura en la Casa Grande del Pueblo.

A pocas horas de que Centellas, presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) sugiriera que la democracia sufre un supuesto debilitamiento y que se debe exigir el respeto a la Constitución Política del Estado, el Ministro de la Presidencia en los mismo términos, señaló que “en Bolivia no solo que hay una democracia plena y absolutamente vigente sino que nuestros avances democráticos que se han convertido en ejemplo a nivel internacional”.

“En Bolivia, por obra y gracia del pueblo, tenemos una Constitución Política del Estado sumamente avanzada en cuanto a la vigencia de todo un catálogo de derechos individuales y colectivos”, agregó el Ministro de la Presidencia.

En su discurso inaugural de la CV Asamblea de Obispos, en Cochabamba, Centellas dijo que en Bolivia existen signos preocupantes de “totalitarismo encubierto” que fácilmente pueden convertirse en una dictadura, por lo que pidió a las personas a no quedarse como “espectadores”, pues existen muchos signos de arbitrariedad y abuso de poder.

En su carta, Rada afirmó que el presidente Morales se ha caracterizado por su trabajo en pos de la justicia social “por la igualdad entre los seres humanos, por la inclusión de todos y todas, por la defensa de los derechos de los migrantes, por el respeto a la Madre Tierra y en contra de un sistema explotador y depredador, como es el capitalismo”.

“En este afán constantemente hemos encontrado coincidencias de fondo con el mensaje de su santidad, el Papa Francisco, que hace ya tres años visitó tierras bolivianas”, añadió.

Rada afirmó que el Gobierno también se ha “identificado con las sanas palabras del cardenal Toribio Ticona Porco, quien, al igual que el Presidente, conoce la realidad del pueblo boliviano porque es de cuna humilde”.

El documento explica que el Jefe de Estado ha optado por no atender la invitación de la CEB para asistir a la Asamblea de Obispos debido a la incoherencia que guardan las declaraciones emitidas por Centellas en comparación a los mensajes del Papa Francisco y del Cardenal Ticona.

“Al respecto expresamos nuestra extrañeza por esa actitud dual en la que se invita cordialmente al presidente Evo Morales a su reunión, al mismo tiempo que algunos miembros de la Iglesia Católica se empeñan en expresar ataques a la actual gestión de Gobierno, ignorando que la Iglesia Católica congrega a una mayoría de bolivianos y bolivianas, mismos que en un alto porcentaje apoyan este proceso de cambio”, remarcó.

Asimismo, aclaró que el presidente Morales se ha definido como un católico de base y que seguirá trabajando en favor de los humildes, los pobres y los desamparados, así como lo establecen las enseñanzas de Cristo.

Rechazó invitación

El presidente Evo Morales rechazó ayer una invitación para asistir a la reunión anual de los obispos católicos del país, por su postura crítica hacia la nueva postulación del gobernante para las elecciones generales de 2019, pese a que un referendo le negó esa posibilidad.

El ministro Rada, leyó una carta dirigida al obispo auxiliar de La Paz, Aurelio Pessoa, en la que explica por qué el presidente no asistirá a la 105 asamblea de los obispos, que comenzó ayer en la ciudad de Cochabamba y se extenderá hasta el próximo martes.

En la carta, Rada expresa la “extrañeza” de las autoridades por recibir primero una invitación con “lindas palabras y a las pocas horas enterarnos de que algunos obispos persisten en utilizar duros y falsos conceptos” sobre la democracia en el país.

“Expresamos nuestra extrañeza por esta actitud dual, en la que se invita cordialmente al presidente Evo Morales a su reunión al mismo tiempo que algunos miembros de la Iglesia católica se empeñan en expresar ataques a la actual gestión de Gobierno”, indica la nota.

Según Rada, esa postura crítica ignora “que la Iglesia católica congrega a una mayoría de bolivianos, mismos que en un alto porcentaje apoyan” al “proceso de cambio”, como llaman los seguidores de Morales a su Gobierno.

Por estas razones, “Morales ha optado por no participar del evento al que fue invitado, debido a que las actitudes comentadas no guardan coherencia con el mensaje del papa Francisco y del cardenal -boliviano- Toribio Ticona Porco, ambos unidos de forma fraternal y profunda con nuestro pueblo”, agregó.

La reacción gubernamental se debe a que la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) ha pedido al órgano electoral del país que cumpla con la Constitución, que limita los mandatos presidenciales a dos consecutivos, y haga respetar el resultado del referendo que rechazó una reforma constitucional para eliminar ese límite.

La postura de la Iglesia coincide con el pedido de la oposición y plataformas ciudadanas de Bolivia que exigen respeto al resultado del referendo, celebrado en 2016.

Pese a esa consulta, el oficialismo logró que en 2017 el Tribunal Constitucional avalara la reelección indefinida, amparándose en un artículo de la Convención Americana de Derechos Humanos sobre el derecho de un gobernante y de su pueblo a elegirlo sin ese tipo de limitación.

Oficialistas y opositores están a la espera del anuncio que hará el Tribunal Supremo Electoral (TSE) el próximo 8 de diciembre sobre las candidaturas habilitadas para las primarias, en medio de advertencias de movilizaciones de ambos lados.

El gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) espera que el TSE termine de habilitar la candidatura de Morales amparado en la sentencia del Constitucional, mientras que la oposición demanda respeto por los resultados del referendo.